Stirling. El Documental

Sigo recuperando algunas de las muchísimas cosas interesantes posteadas en el foro. En concreto, se trata de cómo se hizo A Stirling Performance, un poco corriente documental sobre las actuaciones que R.E.M. hizo durante la gira de Up, en 1999 en el castillo de la ciudad de Stirling. Fue incluido en el DVD Perfect Square.

Para celebrar el lanzamiento de A Stirling Performance, que aparece como material extra en el DVD Perfect Square, A Lonely Goat, también conocidos como Deborah Hogan y Andy Cronk, han preparado amablemente una retrospectiva del rodaje del documental. Seguid leyendo y aprended la historia completa que hay detrás del rodaje del film que hace una crónica de las tres actuaciones en Stirling, Escocia, durante la gira de Up, en 1999.

Entre bastidores. A Stirling Performance

Nos entusiasmamos con la idea. Entonces recibimos la noticia de cuándo se celebrarían los conciertos de Stirling. ¡Dos semanas de tiempo! Parecía imposible, pero no queríamos dejar escapar la oportunidad. Nos pusimos a organizar todo y a recurrir a los contactos que teníamos en Stirling. R.E.M. eran, obviamente, una parte clave en la historia, pero pensamos que era muy poco probable que tuvieran el tiempo o las ganas de formar parte del film. De todos modos, no teníamos nada que perder haciéndoles saber lo que estábamos haciendo, así que enviamos un corto fax a Bertis. Lo que no podíamos esperar era una llamada telefónica del propio Bertis al día siguiente diciendo que ¡les gustaba la idea y que querían implicarse! Esto cambiaba las cosas, naturalmente, y quería decir que quizá debíamos explicar la historia desde los dos lados.

Así que fuimos a Escocia inmediatamente y empezamos a llamar a la puerta, intentado encontrar gente para entrevistar. ¡Pronto nos encontraron! No pasó mucho que la noticia sobre el film se difundió y en un par de días, estábamos en el periódico y en la radio local. Tuvimos mucha ayuda de todo el mundo en Stirling y conocimos gente fantástica que estaba de acuerdo en aparecer en el documental, incluyendo a los propietarios del B&B, Roy y Margaret Stirling (sí, realmente ese es su nombre). Cuando Margaret dijo aquello de que el B&B estaba lleno y que podría conseguir un dinero extra para comprarse un par de zapatos nuevos, supimos que estábamos consiguiendo lo que nos habíamos propuesto.

Al igual que con la gente del pueblo, también filmábamos el progreso del escenario en el castillo. Siendo grandes fans de la música, era extraordinario para nosotros ver todo lo que conlleva un show como éste. Desde medir donde irá el escenario hasta la colocación de las luces. Verdaderamente, el castillo de es un lugar increíble para ver una actuación musical. La disposición es tal que, puedes colocarte virtualmente en cualquier sitio y tener una gran vista del escenario. Cuando StirlingR.E.M. salió a escena la primera noche, tuvimos que recordarnos que estábamos trabajando y dejar de saltar arriba y abajo. Para las secciones de directo, intentamos capturar el sentimiento y la excitación de estar allí. Desde luego, estar a mitad de verano en Escocia es pelarse de frío y que llueva torrencialmente. Las imágenes que grabamos con R.E.M. en el escenario muestran la lluvia y el viento soplando y el punto de vista de los fans. No era nada brillante, pero parecía real.

Y nos dimos cuenta del golpe que estábamos dando, cuando escuchamos al tour manager negando la entrada al equipo de las noticias locales, diciendo que no estaba permitida la prensa en el tour. Pienso que fue por ello que había esa relajación en las entrevistas con la banda, ya que no había cientos de periodistas preguntándoles cosas durante días, ¡sólo nosotros! Hablamos con Peter cuando acababa de llegar a Stirling y justo antes del primer concierto, con Mike antes de la segunda noche, así que podía comentar algo del escenario y con Michael después del último para reflejar todo el evento.

Pronto, todo acabó y volvimos a Londres tratando de rescatar de nuestras 18 horas diarias de trabajo y el hecho de que habíamos gastado cada penique que teníamos (y que no teníamos). Todas las asombrosas imágenes que habíamos grabado debían quedarse en una caja bajo nuestros despachos durante meses, hasta que pudiéramos permitirnos hacer algo con ellas. Debía pasar casi un año hasta que hicimos un primer esbozo del film y nos agitamos nerviosos al enseñárselo a Bertis. Lo que resultó, no nos preocupaba. Lo quería y resultó increiblemente de apoyo, no digo instrumental, en provocar el estreno del documental.

Revelar al mundo el documental por vez primera fue algo más que terrible. Pensé que apenas podría ver la proyección en el Raindance Festival en Londres, en octubre del año 2000, pero me alegré de hacerlo. La reacción de la audiencia fue fantástica e hizo que el trabajo mereciera la pena. Desde entonces, he estado en muchas más proyecciones con cada una de las audiencias reaccionando y riendo de cosas diferentes: Edinburgo fue el primer lugar donde todos los que aparecen en el film consiguieron ver el resultado final y no podían creer que tuvieran la misma cuota de pantalla que R.E.M.; la premiere norteamericana en Atlanta fue nerviosa y agitada de nuevo, ya que ¡estábamos preocupados porque nadie entendiera el acento escocés! Pero fue bien y tuvimos que estar más de una hora para salir del teatro, tras contestar un montón de preguntas; Athens, en Georgia fue probablemente mi favorita de todas. Una multidud muy receptiva.

Durante los últimos dos años hemos estado en varias charlas para exhibir A Stirling Performance. Ha sido un largo y complicado proceso. Nos quedamos inmóviles recibiendo un montón de emails de gente preguntándonos si sería exhibido y nosotros sólo podíamos decir, "¡Aguantad!". Y ahora está ahí afuera. Estamos tremendamente orgullosos de verlo y no deja de ser una gloria de baja intensidad al lado de la brillante luminosidad del concierto de Wiesbaden en Perfect Square.

La pregunta que todos nos hacen es, "¿Qué tal fue trabajar con R.E.M.?" Creo que la mejor respuesta a esto es, que si hubiera sido cualquier otra banda, no creo que de verdad estuviéramos en la situación en la que estamos hoy.