Around the Sun, un año después.


Os comentaba hace unas semanas que se cumplía
un año de la publicación de Around the Sun, que era un buen momento para revisar aquel album, y que mas adelante daría mi opinión actual sobre el mismo.

¿Y bien?. Sigo pensando mas o menos lo mismo de aquel disco que hace un año.

Hubo un día en que llegué a pensar que R.E.M. eran el único grupo infalible de la historia. No solo tienen una extensa discografía absolutamente BRILLANTE e inmaculada en los 80 como banda underground, sino que en los 90, ya como una stadium band siguieron apuntando alto con canciones tan míticas como Losing my Religion o con discos tan excelsos como Automatic for the People. Incluso los discos a priori mas decepcionantes acababan mejorando con el paso del tiempo como los buenos vinos (que diría mi amigo el killo). Pero no es este el caso de Around the Sun. Un disco anodino, que no aporta absolutamente nada a la carrera de los de Athens, que suena artificial e impersonal y que además contiene algunas de las peores canciones de su carrera. Pero de todo esto ya hablé en su día.

¿Hay motivos para seguir creyendo en los R.E.M. de hoy en día?. Seguramente aún los hay, a pesar de todo, sigo encontrando en algunos puntos del minutaje de Around the Sun momentos de brillantez, de talento y de buen gusto. Así que centrémonos en las canciones. Canciones que me voy a atraver a dividir en tres grupos.

Las directamente mediocres. Esa balada llorona que es Make it All Okay, el vergonzoso rock
AOR practicado en Boy in the Well y la definitivamente estúpida, ridícula e irritante Ascent of Man. Pero no es mi intención seguir destacando lo peor del disco, así que sigamos.

Las fallidas. Es el caso de ese pop que no termina de cuajar en Wanderlust, una canción estimable y muy bien escrita pero a la que le falta chispa. El de la muy apreciable Aftermath, un medio tiempo en la linea de Electrolite con una letra estupenda (inspirada en un sueño de Stipe con un Londres post-apocalíptico) pero estropeada al confundir positivismo con blandenguería. Y el de la conclusión con Around the Sun, donde tiran por el camino de la psicodelía pero de forma un tanto forzada y poco natural.

En el tercer grupo irían, claro, las buenas. Siete nada menos para salvar a los R.E.M. de hoy en día. Y aun así, dos de estas podrían haber formado parte del catalógo de caras b hace 15 años. Me refiero a Final Straw y The Worst Joke Ever. Ambas son canciones bastante notables, lírica y musicalmente hablando, pero que aportan poco o nada a la carrera del grupo, suenan a ya conocido y dejan una cierta sensación de deja-vú. Dificilmente pasarán a ser las favoritas de nadie.
Las otras cinco, en cambio, tienen mas miga. Vayamos por orden. Leaving New York confirma que R.E.M. siguen siendo infalibles a la hora de grabar singles, y probablemente esta sea (casi) la única canción del disco donde conservan esa magia y esa calidez que siempre les ha caracterizado. Realmente bonita, con un estribillo inolvidable y unos arreglos tan bien escogidos como en los buenos tiempos. Un poco dulzona también, pero se les perdona.
Electron Blue y The Outsiders son experimentos en la linea de Up donde salen claramente victoriosos, creando ambientes excelentes (dulce y juguetón en la primera, oscuro y lúgubre en la segunda) haciendo buen uso de la electrónica, los teclados y los sintetizadores. Incluso el polémico rapeado de Q-Tip puede ser comparado con aquel de
KRS One en Radio Song y salir muy bien parado.
I Wanted to be Wrong es quizás la mejor canción del disco y seguiría siendo una de las mejores en cualquier otro album de R.E.M. Vuelvo a sentir aquí aquella calidez de las cuerdas de Peter Buck, la elegancia y mesura de los arreglos de cuerda (sí, como en los tiempos de Automatic for the People) y la personalidad y el genio de un Stipe en estado de gracia. Me parece simplemente perfecta en todos los aspectos.
Y por último High Speed Train, probablemente la mas polémica del lote. Rechazada y ninguneada en su día por críticos y fans, resulta que un año después se ha convertido en una de las favoritas de muchos seguidores del grupo (entre los que me incluyo). Es sin duda la clásica canción maldita de R.E.M., odiada por unos y adorada por otros, rarísima, original y sorprendente, desarrollada en un ambiente viciado y enrarecido y que saca de la monotonía al album y termina con un final absolutamente brillante.

"Just us. No war. No hate. No past. It's real. I'm here. I'm yours.
I'm fast. I'm long in the eye, I'm cry when I try, I just want to fly.
Just you and I, together."

Resumamos. Son estas últimas canciones las que me llevan a pensar que, a pesar de lo comentado al principio, aún hay motivos para creer en R.E.M. Quiero creer que aun hay talento dentro de las cabezas de estos tres hombres y, sobre todo no olvidemos que, a fin de cuentas, el principal motivo por el que Around the Sun resulta tan decepcionante no es porque estemos hablando de un mal disco (que no lo es) sino porque estamos hablando de R.E.M. ;)

Por cierto, que podeis leer los comentarios que hicieron algunos visitantes del blog o añadir los vuestros en la anotación original.