23 de Febrero, 2006


Michael por la Paz

Con motivo del (triste) tercer aniversario del comienzo de la guerra de Irak, tendrá lugar el próximo 20 de Marzo un concierto benéfico en el famoso Hammerstein Ballroom de Nueva York en beneficio de las asociaciones "Veteranos por la Paz" y "Veteranos de Irak contra la Guerra" donde nuestro Michael encabeza, como podeis ver aquí al lado, el cartel junto a varios de los artistas con mejores críticas del año pasado.

Ignoro qué es lo que hará puesto que no dice nada del resto de REM, pero sea lo que sea tendremos la oportunidad de escucharlo via web gracias a
Air America Radio donde prometen incluir además entrevistas con los artistas.

Pero si te pilla de paso en la ciudad de los rascacielos, puedes pasarte por Ticketmaster que ahora tienen un 10% de descuento ;)

Arte y Drogas

Hace un tiempo, un amigo me prestó un extraño CD llamado "Songs in the key of X" en la que aparecía una versión de Star Me Kitten en la cual, la voz de Michael había sido sustituida por la cavernosa homónima de William Burroughs. Investigado un poco, llegué a la conclusion de que el hecho que se tratara de un novelista americano de izquierdas y homosexual era señal que lo de la canción había sido idea de Michael. Y no era la primera vez que usaba a un escritor para sus inquietudes públicas. Hará unos años en cierto programa de radio yankee, estuvo recitando My Gang de Jack Kerouac (al que anteriormente habian homenajeado Natalie Merchant y Patti Smith)

Ambos autores pertenecen a lo que se llamó "Generacion Beat", que vino a ser la contrapartida americana a la "Generacion Perdida" que surgió en Europa antes de la II Guerra Mundial. Dicha generacion se carcterizaba por englobar a unos autores muy pesimistas con el modelo actual de Gobierno que presentaba USA y cuyas obras seguramente llegaron a manos de un jóven Stipe cuando cursaba Arte en la Universidad de Athens.

Sin embargo hay algo más que une a estos autores, y es el (ab)uso que le daban a ciertas sustancias para así aumentar su creatividad. Sí, es lo que estais pensando, Kerourac por ejemplo era bastante aficionado a empinar el codo y a la benzedrina mientras que Borroughs era todo un erudito en el uso y consumo del peyote, LSD, marihuana y alcohol. Su primera obra conocida, "Yonki" es toda una declaración de intenciones.

En una de sus obras posteriores, "La maquina blanda", Borroughs usó sus experiencias extrasensoriales con estas sustancias junto con una técnica llamada "cut-up" que se solía emplear en el dadaismo y que consistia en recortar fragmentos de prosa y unirlos arbitrariamente dando lugar a jeroglíficos y frases sin sentido; algo que copió uno de sus más fervientes admiradores: David Bowie.

No sólamente debió de interesarle a Michael lo que tenían que decir estos autores sino también sus técnicas (recordemos el estilo de Michael de los primeros discos escribiendo palabras sin sentido sin mirar el papel) y lo que es más importante, el camino que les llevaba a alcanzar el resultado final. Recordemos que uno de los motivos por los que Bill Berry era reticente a la incorporación de Mike Mills al grupo era que no era alguien que le gustara experimentar con drogas como la gente de su edad, lo cual confirma que para escribir una letra como E-Bow The Letter se ha hecho necesario el ser antes cocinero que fraile. Una experiencia que tuvo su cénit en la gira de 1984 donde ni los propios integrantes del grupo recuerdan o no quieren recordar, qué ocurría en sus vidas cuando no estaban tocando.

Sin embargo no puede decirse que REM hayan abusado de las drogas más que cualquier otro grupo (quitando algún que otro incidente aéreo). Cuando se les pregunta por el tema suelen quitarle hierro al asunto argumentando locuras de juventud aunque bien es cierto que no ha sido hasta discos más tardíos cuando Michael ha decidido incluir de manera mucho más explícita a las drogas como elemento principal o complementario en las letras de sus canciones, a veces incluso de manera banal.

Lo que me temo que no sabremos es, si al igual que Borroughs o Kerouac, el talento de Michael le tenga mucho que agradecer a las drogas y, si es así, reconocer entonces que el mérito ha de ser, cuanto menos,  comaprtido.