Dan, Michael, Kenneth y la Frecuencia

Más o menos, todos conocéis la historia. Pero para los desmemoriados y para los neófitos, os cuento:

Hacia las once de la noche del 4 de octubre de 1986, Dan Rather, el periodista estrella de las noticias de la CBS, afirmó que fue atacado en Park Avenue, New York por un matón que le golpeó en la cabeza y no paraba de repetir, "What's the frequency, Kenneth?" (¿Cuál es la frecuencia, Kenneth?).  Lo cierto es que nadie pudo explicar el hecho, y los rumores corrieron a lo largo y ancho. Algunos especularon que se podía tratar de un agente de la KGB, mientras que otros afirmaban que podía ser un marido celoso. El propio Rather no podía arrojar ninguna luz sobre el hecho: "Me quedé con cara de tonto. ¿Quién podía entender aquello? Ni lo sabía ni lo sé. Me gustaría saber quién lo hizo y por qué, pero no tengo ni idea".

En 1997, siguiendo los indicios del psiquiatra Park Dietz, el agresor de Rather fue identificado como William Tager. Según el psiquiatra, Tager, que en esos momentos estaba en prisión por haber matado a un trabajador de la NBC, culpaba a los medios de comunicación de transmitir señales y mensajes hostiles dentro de su cabeza y creyó que si encontraba la frecuencia correcta, podría bloquear aquellas señales que constantemente le asediaban. De ahí la enigmática pregunta. El misterio parecía resuelto. Dan Rather
identificó al hombre a partir de unas fotografías facilitadas por el New York Daily News."No tengo ninguna duda que era esa persona" –señaló Rather.

Sin embargo, ¿por qué llamó Kenneth a Dan Rather? La respuesta la podía tener Kenneth Shaffer, un experto en electrónica, que señaló que creía que el agresor le había seguido desde su casa hasta el Instituto Harriman para el Estudio Avanzado de la Unión Soviética de la Universidad de Columbia y, erróneamente, le confundió con Rather.

En 1986, decía Shaffer, tanto Rather como él eran asíduos visitantes del Instituto Harriman. Rather porque estaba a punto de ir a Islandia a cubrir la cumbre Reagan-Gorbachov; y Shaffer porque en 1983 había empezado a recibir imágenes borrosas de la televisión rusa en un receptor de satélite de fabricación propia. Schaffer era un pequeño genio que fue también el inventor de la guitarra eléctrica sin cables cuando era un veinteañero y era un experto radio-aficionado desde que tenía ocho años. El caso es que al año siguiente, Schaffer desarrolló un sistema que seguía la pista, decodificaba la señal y filtraba la interferencia de la microonda, cosa que los expertos en satélites decían que no podía hacerse. Hacia 1985, los estudiantes y periodistas de Columbia podían mirar dentro de la vida diaria de los rusos. Incluso uno de los colegas de Schaffer, Sting, pasó una noche en la facultad viendo una producción moscovita de Porgy and Bess. Profundamente conmovido por la experiencia, compuso su canción "Russians" aquella misma noche.

Shaffer especuló que los servicios de inteligencia siguieron al hombre equivocado. Lo que no pudo afirmar Shaffer es si se trataba de la KGB, la CIA o de un simple perturbado.

Desde aquel incidente, "What"s the frequency?" y llamar "Kenneth" a alguien desinformado se convirtieron en una de esas modernas frases de moda. Y probablemente ese sea el hecho de que Stipe la utlizara más que por la propia historia en si. De todas maneras, Stipe dijo de aquel hecho: "Ha quedado como el principal acto surrealista no resuelto del siglo XX. Es una confusión mezcla de pánico aleatorio, exagerada promoción de los medios y algo simplemente estrambótico".

Si seguimos con las situaciones estrafalarias, Dan Rather inclusó se atrevió a cantar "What's the Frequency, Kenneth" junto a R.E.M. en el show de David Letterman. (
Video)

Y para completar ese círculo extraño, una curiosidad inquietante. En 1987, el grupo Game Theory
publicó un álbum titulado Lolita Nation. El primer tema de aquel disco se titulaba "Kenneth, What"s the Frequency?". ¿Sabéis quien fue el productor de aquel disco? Pues Mitch Easter, coproductor de Chronic Town, Murmur y Reckoning ... ¿Casualidad?

Ya veis que lo de Kenneth da de si. Prometo seguir con el estudio de la canción y con una delirante historia sobre la verdad de aquella historia.

Stay tuned.