4 de Octubre, 2006


De artworks y viejos formatos

Reconozco que me gusta que me engañen. Coger un CD o un vinilo que tenía desde hace lustros y un buen día descubrir que había detalles que se me habían pasado por alto y que tienen un significado oculto. Es como volver a redescubrir el disco, como volver a hacerse un videojuego con un truco, o leer un libro de misterio encajando las piezas que se me pasaron por algo la primera vez. Los discos de REM no son una excepción.

La principal curiosidad que trae cada nuevo disco está en su versión de 12 pulgadas, o sea, en el vinilo. Muchos puristas defienden este formato, más allá de las diferencias de sonido, al estar dividido en 2 caras, cada una con una historia diferente que la hace casi independiente, resultando el disco en conjunto como un compedio de ambas. Parece una tontería pero hay muchísimos discos que han tenido éxito a partir de esta sencilla forma de escuchar música, dándose el caso que había algunos de los que sólo te gustaba la cara A o la cara B. Ahora con la aparición del CD esto es una cosa que se ha perdido, excepto en los grupos que siguen sacando sus discos en vinilo, como sucede con REM. Partiendo de la base de que la mayoria de LPs están ideados originalmente para este formato, ¿cómo os imaginais la división en caras de todos los trabajos de REM?

Leer más