23 de Enero, 2007


El Mayor Contrato Jamás Firmado

El 24 de agosto de 1996, R.E.M. pasó a la historia por firmar el, hasta entonces, mayor contrato discográfico conseguido por banda alguna. Cinco discos por 80 millones de dólares. El anuncio se produjo durante la convención anual que la discográfica Warner Brothers celebró en el Centro de Convenciones de Anaheim. La noticia, que no se había filtrado anteriormente, provocó que cientos de empleados se levantaran de sus asientos y rompieran en una estruendosa ovación.

"Se trata de un momento histórico para Warner Brothers, un increible nuevo comienzo para la compañía", dijo su entonces presidente Steven Baker, "R.E.M. representa todo aquello importante sobre la cultura de esta empresa. Son tremendamente trabajadores, una banda de éxito con integridad y clarividencia. No puedo describir cuan orgullosos estamos de que R.E.M. nos permita continuar nuestra asociación con ellos".

Janet Jackson fue la primera en iniciar la carrera de los contratos astronómicos, cuando llegó a un acuerdo por 40 millones de dólares por tres discos con Virgin Records en marzo de 1991. Su hermano Michael
aumentó el precio cuando pactó 60 millones de dólares con Sony Music Epic Records ese mismo mes. Esa cifra parecía el tope, ya que también firmaron por esa cantidad, Madonna en abril de 1992 (con Warner); Barbra Streisand en diciembre del mismo año (con Columbia Records); o Metallica en octubre de 1995 (con Elektra Records). También en esta época llegaron a acuerdos similares Prince, The Rolling Stones o Aerosmith. Sin embargo, fue de nuevo Janet Jackson la que rompió el tope en enero de 1996 con su contrato de 70 millones de dólares con Virgin Records. Siete meses después, R.E.M. y Warner pulverizaban esa cantidad al llegar a los 80 millones de dólares.

R.E.M., que acababa de entregar New Adventures in High Fidelity, el último de los cinco álbumes del anterior contrato, había sido en los últimos meses el objetivo de una feroz batalla entre compañías como Dreamworks SKG, Capitol Records y Sony Music. Al igual que estaba sucediendo con los estudios de Hollywood, las discográficas se encontraban contra las cuerdas y forzadas a pagar astronómicas sumas, aún con el riesgo de perder dinero, si no querían perder las grandes estrellas, ya que se ha considerado que éstas siempre han actuado como imanes para nuevos talentos.

El contrato fue tan importante que muchos analistas se preguntaron (y todavía hoy lo hacen) si Warner podría rentabilizar la inversión, teniendo en cuenta la magnitud de las cifras por los cinco discos pactados. R.E.M. simplemente se aprovechó de su situación de libertad contractual en la cumbre de su carrera y del hecho de que Warner, que se estaba recuperando de dos años muy convulsos, no se podía permitir perder a uno de sus grupos bandera. Además, la discográfica era la más importante entonces en EE.UU. y la que tenía más recursos para pujar más que ninguna otra.

Ni los representantes del grupo ni los de la Compañía quisieron hacer público detalles del pacto, pero fuentes bien informadas dijeron que R.E.M. cobraría un plus de 10 millones por la firma, además de un anticipo de 20 millones sobre los royalties del catálogo. El grupo también se garantizaba otro anticipo de 10 millones por disco más un increíble porcentaje de royalties del 24% sobre el precio de venta al público de cada disco, más o menos unos 2,5 dólares por disco. El contrato especificaba que se entregarían cinco álbumes de nuevo material, de los que, a día de hoy ya se han entregado tres, Up, Reveal y Around The Sun, por lo que quedarían dos más. Además, R.E.M. se garantizarán la propiedad de los másters de esos discos, siete años después de la finalización del contrato.

Tras el anuncio sorpresa en la convención de Warner, se proyectó un pequeño documental sobre NAIHF (que saldría a la venta unas semanas más tarde) y el abogado de R.E.M., Bertis Downs escenificó el acuerdo subiendo al escenario y entregando a Russ Thyret, director de Warner, un telegrama del grupo. Éste lo leyó y la audiencia estalló en una atronadora ovación. Bertis afirmó: "Ha sido una negociación compleja, pero creemos que Warner es el lugar ideal para la siguiente fase de la carrera de R.E.M."
Al acuerdo se llegó tras dos maratonianas sesiones de 14 horas entre Baker, Thyret, Downs y Donald S.Passman, el abogado que negoció los contratos de Janet Jackson a los que me he referido anteriormente.

Como decía antes, Warner salía de una delicada situación. La salida de los altos ejecutivos Mo Ostin y Lenny Waronker (¿os suena el apellido?) a Dreamworks parecía que significaría un cambio de aires para R.E.M., por lo que el contrato fue un triunfo para la nueva directiva. Tanto Dreamworks como Sony, Capitol o MCA hicieron ofertas de entre 35 y 50 millones de dólares. Russ Thyret, que hasta que lo nombraron director de Warner había trabajado muy cerca del grupo durante los últimos años, fue clave en el acuerdo, tal y como dijo Bertis: "Los fuertes lazos con él y otros miembros de Warner han sido claves en la decisión final". Thyret declaró: "Son las mejores noticias que podíamos esperar".