1 de Abril, 2008


Accelerate

"No time to question the choices I make / I've got to fall in another direction" grita y vocifera un desesperado Michael en el tema que da título al disco. Bueno, en realidad han tenido tiempo de sobra para pensar qué camino tomar después de los desastrosos resultados de Around the Sun, y ahora cabe preguntarse si han tomado el camino correcto, y si esta es una nueva dirección o una carretera conocida.

El problema de Around the Sun, como insistí en su día, no era una cuestión de falta de talento, sino de profunda confusión y despiste, de ensimismamiento y autocomplacencia. De un insultante gusto por las blandenguerías, la perfección enfermiza y los experimentos sin rumbo. También, y por qué no decirlo, el desinterés. Sorprendía que un grupo que había mimado tanto en el pasado todos los detalles que les rodeaban descuidasen tanto aspectos como sus videos, el artwork de su disco o incluso que pareciesen mas interesados en hablar de la política de Bush que de sus canciones.

Seguramente el varapalo de la crítica y buena parte de sus fans es lo mejor que podía haberles pasado. Esto es algo que comprendí despues de asistir a sus famosos working rehearsals de Dublín y comprobar con mis propios ojos que los R.E.M. de 2007 eran una banda orgullosa y cabezona, con ganas de venganza y de cerrar bocas con su próximo disco. No creo realmente que Accelerate vaya a cerrar bocas, o no al menos las de aquellos que decidieron enterrarles definitivamente en 2004, pero sí creo que va a dibujar una sonrisa en las bocas de muchos fans. No me ando con rodeos: soy perfectamente consciente de que esto está lejos de situarse entre los mejores albumes de su carrera, pero el disco me ha gustado. Y mucho.

Accelerate reconstruye a una banda rota mirando a su pasado mas esplendoroso, toma descaradamente muchos de los clichés que les caracterizaron en el pasado y en conjunto forma un album complaciente para con los fans y autorreferente pero que, a la vez, y esto es lo que mas me sorprende, no suena exactamente como ningún disco anterior del grupo. Es facil hacer referencia a trabajos como Lifes Rich Pageant o Document, con los que tiene muchas cosas en común, pero esto suena mucho mas crudo y furioso que cualquier trabajo anterior de la banda. Y el mejor ejemplo de esto es el tema que abre el disco: Living Well is the Best Revenge.

Hace unos meses me sorprendió que no fuese su elección como primer single del album, pensaba que sonaría como aquel Bad Day de In Time y que sería un numero perfecto para las radiofórmulas. No tengo nada en contra de ese Bad Day, pero no dejaba de darme rabia que un tema originalmente tan punk sonase tan pop y tan mainstream. Cuando escuché el disco por primera vez lo comprendí: la canción suena con una fiereza que descoloca, sucia y cruda, con un Stipe asombrosamente cabreado. No es un sonido precisamente cómodo y domesticado, no es lo que esperabamos del grupo a estar alturas y no es la canción mas adecuada para sonar en los 40 Principales. En Warner alguien debe estar tirándose de los pelos.

Puede que en Accelerate encontremos los clásicos rasgos de R.E.M., los arpegios de Buck, los coros y el bajo de Mills, los estribillos pegadizos y la caracteristica voz de Michael. Pero la suciedad, el ruido (a veces demasiado estridente, todo sea dicho) y la contundencia de su sonido es seguramente lo que mas llama la atención después de una primera escucha. En ocasiones, cualquiera diría que Bill Rieflin parece haber olvidado que ya no está en Ministry.
Quizás algunos fans echen de menos la limpieza de las guitarras de los viejos tiempos, pero si la intención del grupo era la de pegar un rotundo puñetazo musical para recordarnos que aun no están muertos y sonar como en los garajeros primeros años pre-Murmur lo han conseguido de veras.

Aunque Accelerate es algo mas que ruido y distorsión. R.E.M. recuperan su capacidad para arreglar bien las canciones y sacarle el máximo partido, reduciéndolas a lo esencial y añadiendoles lo justo de forma bastante mas sutil que en los últimos años. De este modo podemos descubrir una segunda voz que repite el estribillo que canta Michael en Man-Sized Wreath, algunos acordes de piano en Until the Day is Done, un grito enloquecido en Horse to Water o pequeños detalles que mejoran el material ya conocido como el atronador e-bow de Houston o esos woo-hoo de Mike en I'm Gonna DJ. A lo que hay que sumar la mesura de su minutaje, la solidez y cohesión del conjuto y la excelente secuenciación de sus canciones.

Decía también antes que es un disco indisimuladamente autorreferente, y no me refiero solo a lo musical. Creo que en las letras de Accelerate hay, pese a la insistencia de Michael en negarlo, muchas pistas sobre la confusión en la que ha estado inmersa la banda en los últimos años, con personajes desorientados como los de Up pero que ahora se identifican mas que nunca con el propio Stipe. Y, como no, mucha política y críticas al gobierno y a los medios de comunicación, pese a que el tan cacareado "album político de R.E.M." se llamase, supuestamente, Around the Sun. Pero de todo esto pasamos a hablar en el típico análisis canción a canción antes de que la lectura de esta reseña supere en duración al propio disco. Veamos, pues, que nos ofrece Accelerate: Leer más