R.E.M. - Madrid (Las Ventas) 01/10/08

A veces es complicado hacer una crónica de un concierto de R.E.M. porque uno nunca sabe a que atenerse. ¿Es R.E.M. una stadium band? supongo que sí. ¿Actua R.E.M. como una stadium band? supongo que no. ¿Ofrecen R.E.M. conciertos populistas a lo U2 o Coldplay?, ¿o lo suyo es mas bien algo cercano a lo que hacen The Cure o Radiohead? Probablemente ninguna de las dos cosas, y esto ya les ha jugado malas pasadas en tours anteriores.
Durante la gira de Around the Sun, el grupo ya intentó contentar a todo su público rescatando rarezas de su pasado, ofreciendo algunos de sus grandes éxitos y presentado sus canciones nuevas, pero lo que tenía que dejar a todos satisfechos acabó dejando a todos a medias, con conciertos que funcionaban como una montaña rusa, con unos subidones y bajones que ríase usted del Dragon Khan.

En esta ocasión lo tenían un poco mas facil, los temas de Accelerate, además de mejores que los de su anterior trabajo funcionan infinitamente mejor en directo, como pildarazos rockeros de breve duración que pueden encajar en cualquier momento, sin molestar en absoluto, en unos directos que han planteado como un despliegue de furia rockera. Y esto fué especialmente apreciable en el concierto del pasado miercoles en Madrid, probablemente uno de los mas cañeros de una gira ya bastante cañera. Si un día antes en Murcia optaron por algunos momentos de calma como Country Feedback, Sweetness Follows o Find the River en esta ocasión no hubo apenas concesiones, y durante la primera mitad del set Drive se quedó como casi único representante de la calma que caracterizó a su anterior gira.
Además, la formación es de lo mas básica que han utilizado desde el Green Tour en el 89, como quinteto, sin el arsenal de sintetizadores de los últimos tiempos y con un Mike Mills que solo permaneció sentado en uno de los veintiocho temas que el grupo desgranó en Las Ventas.

El otro acierto es como han planteado los setlists de los conciertos. Durante la primera mitad picotean en distintos momentos de toda su carrera, escogiendo temas a veces bastante olvidados que desatarán la euforía de los fans de las primeras filas, los fans de carnet que se conocen al dedillo toda su discografía y que desean escuchar algo mas que el Losing my Religion. El resto, el gran público, probablemente reciba todo esto con cierta frialdad, pero no hay prisa, los conciertos son largos y R.E.M. se guardan la artillería pesada para la segunda mitad y muy especialmente para el bis. Hay tiempo para meterse a todos en el bolsillo y evitar los altibajos de giras pasadas.

Pero hablemos un poquito mas de Madrid y un poco menos de la gira en sí. Lo primero que llama la atención es como R.E.M. salen al escenario. Lejos de escoger una entrada epico-mesiánica del estilo de algunos grupos que ya he mencionado antes, hacen su aparición con una músiquilla medio cómica, medio circense, que borra de un plumazo cualquier tentación de divismo o de aparentar una grandeza artificial. Y el arranque con Living Well is the Best Revenge (seguramente una de las dos mejores canciones que han grabado en esta década) supone una carta de presentación rockera, furibunda, vibrante y demoledora, a la que le sigue ese clásicazo que es desde hace años Kenneth y la siempre bien recibida e hipnótica Drive. Tick tock, tick tock.
Y a continuación, el picoteo del que hablaba antes. Rock sucio y ruidoso (Circus Envy), destellos de glam-rock (Animal), rock político (Ignoreland, ¡que gran acierto haberla recuperado!), rock garajero (Just a Touch!!), rock de estadio (Strange Currencies), rock clásico y elegante (These Days) o el rock acelerado y rabioso de los temas de su último disco. Quizás eché de menos algún tema anterior a Lifes Rich Pageant (86) pero no conviene olvidar que Just a Touch ya sonaba en sus primeros conciertos en 1980. ¡Quien nos iba a decir que ibamos a escuchar cosas como esta en el año 2008!
La crítica, por cierto, ha calificado esto de comienzo frío y flojo amparándose, como único (y debil) argumento, en la frialdad de buena parte del público. Así que propongo que para otra ocasión, y dado que para hacer su trabajo como cronistas se limitan a juzgar un concierto según el estado de ánimo del respetable, que los promotores les ofrezcan unos asientos de espaldas al escenario y de cara al graderío para que no se pierdan detalle.
Pero bueno, tampoco pasa nada. Había llegado el momento de algunos valores seguros como The Great Beyond, Walk Unafraid, She just Wants to Be y la inmortal The One I Love, en la que Michael bajaría por primera vez del escenario (algo que repetiría en otras tres ocasiones).

Poco después de recuperar Staring Down the Barrel (uno de los temas presentados el año pasado junto al resto del repertorio de Accelerate) llegó el único momento reálmente acústico del concierto. I've Been High suena cada vez mejor, mas bonita y emocionante, cuanto mas se alejan de intentar reproducir el sonido del disco y optan por una solución mas acústica, y Let me In, que siempre preferiré en su versión ruidosa y tenebrosa, funcionó mucho mejor de lo que esperaba, con todo el grupo tocando guitarras acústicas en un rincón y con Michael evitando los excesos vocales que la estropeaban al comienzo de gira. Los pelos de punta.
Y recta final hasta el bis con una demoladora sucesión formada por la salvaje Horse to Water, Bad Day, Imitation of Life (el otro mejor tema que ha grabado la banda en esta década) y, megáfono en mano, Orange Crush.

Antes del bis, un pequeño recuerdo al Green Tour, con una mano en las pantallas, escribiendo sobre papel y en perfecto castellano un "¿Quereis mas? gritos y aplausos para R.E.M." Aunque tampoco por demasiado tiempo, que al grupo se le veía con muchas mas ganas de tocar que en algunas de sus últimas visitas. De esta manera la cosa continuó con Supernatural Superserious y con ese
Losing my Religion que definitivamente dejó a toda la plaza en pie para que nadie volviese a ocupar sus asientos. Y una lástima que cuando la magia estaba en su momento mas álgido el grupo decidiese tocar Accelerate, en lugar de la inicialmente planeada Fall on Me, estropeando un poco la cosa.

Recta final, y momento de que Stipe se marque un larguísimo discursito, presentando a la banda, a los We are Scientist (con los que Mills ya había tocado una canción un rato antes y que se quedarían en el escenario hasta el final del concierto), comentando que se terminaba la gira europea y que tenían que regresar a los "fucking united states", preguntando la edad del público y saludando a su amigo Miguel Bosé (lo que confirma que, desde el escenario, los artistas confunden aplausos con abucheos). Y a continuación, fin de fiesta con End of the World, tan olvidada en su gira anterior y tan adecuada en estos momentos, con la que el público enloqueció y con la que Michael y Mike (este último bajo en mano) volvieron a bajar del escenario para acercarse al público. Fin del concierto con Man on the Moon y... y no, esto no se acaba. Justo cuando el grupo está soltando sus instrumentos Peter Buck y Scott deciden, por su cuenta y riesgo, empezar a tocar los primeros acordes del I Wanna Be Your Dog de Iggy Pop, y se desata la confusión y el caos.  
Y esto es lo que mas agradezco de estas cosas, la imperfección y lo caótico del momento, algo impensable en cualquier concierto de cualquier otra stadium band, saliéndose del guión, con los miembros del grupo intentando coordinarse ante lo inesperado de la propuesta, con Michael cantando lo que le daba la gana y bajando, por enésima vez al público, los teloneros alucinados bailando en el escenario y el público desconcertado y enloquecido. Las últimas imágenes que recuerdo es a Peter Buck haciendo una especie de baile aeróbico (algo que dudo que ningún fan le haya visto jamás en 28 años de carrera), Bill Rieflin comiendo un plátano (¿¿??) y a Mills gritando "Espwañia is de pfuta madrie!".

Y la sensación de que, después de haber visto mas de una decena de concierto de R.E.M., hacía muchos años que no los veía tan felices, pletóricos, y capaces de salir, con todos los honores, por la puerta grande de Las Ventas.
Conciertazo ¿Quién necesita presentaciones épicas para ser grande?
 
Otra crónicas:
En esta ocasión me limitaré a la aparecida en Mercadeo Pop, ya que además de estar bastante completita han hecho una excelente trabajo recopilando enlaces de otras crónicas y scans de la prensa. Muy recomendable.

Setlist:

1. Living Well Is the Best Revenge
2. What's the Frequency, Kenneth?
3. Drive
4. Circus Envy
5. Animal
6. Man-Sized Wreath
7. Ignoreland
8. Just A Touch
9. Strange Currencies
10. Hollow Man
11. These Days
12. Walk Unafraid
13. The Great Beyond
14. Staring Down The Barrel
15. One I Love
16. She Just Wants To Be
17. I"ve Been High
18. Let Me In
19. Horse To Water
20. Bad Day
22. Imitation Of Life
21. Orange Crush

23. Supernatural Superserious
24. Losing My Religion
25. Accelerate
26. It's the End of the World As We Know It (And I Feel Fine)
27. Man On The Moon
28. I Wanna Be Your Dog

Fotos y videos:
Como siempre, la mejor opción es pasarse por la página de Madrid del mini-website del tour. Aunque seguro que encontrareis muchos mas videos buscando en YouTube las palabras rem y madrid.