Old Tomorrow's Parties

Cuesta empezar un artículo hablando de The Velvet Underground. Se han dicho tantas cosas que es dificil aportar algo: que fueron unos adelantados a su tiempo, que han grabado uno de los mejores discos de la historia, sus experiencias compartiendo drogas y mujeres y cómo todo eso se fue tan rápido como vino. Su influencia en los grupos que nacieron en los 70 y se consolidaron en los 80 fue muy grande y aún siguió extendiéndose a los que sobrevivieron a los 90. Uno de esos grupos, lógicamente fue REM aunque los tentáculos de la Velvet los hayan tocado por varios costados. Sin embargo esa influencia, REM la transformó en canciones que poco o nada tenían que ver con las que hacía el grupo neoyorkino. Aún así hoy día The Velvet Underground ostenta el record de versiones que REM haya grabado en un estudio y publicadas en discos propios con tres: There She Goes Again, Femme Fatale y Pale Blue Eyes a las que habría que añadir todas aquellas que tocó en directo durante la primera mitad de los 80, cuando aún hacían versiones.

Como ya he comentado alguna vez por aquí hay conciertos especiales, irrepetibles, con anécdotas que se recuerdan de biografía en biografía como los meados de los fans de U2 y otros de los que apenas se tiene constancia y que son los que más nos gusta sacar a colación; los de la historia del nazi o el concierto suspendido por peligro de electrocución. Bien, pues como habreis podido intuir, de esos conciertos especiales hubo uno que tuvo algo que ver con la Velvet y que es a lo que vamos.

Visitaba REM Florida, conretamente Miami, concretamente en 1986 durante el Pagentry Tour, seguramente mi Tour favorito. El día anterior, a 140 kilómetros, habían dado un concierto también para recordar donde salió Roger McGuinn a tocar versiones de The Birds en los bises. En esta ocasión a quien invitaron fue a Charlie Pickett a quien Peter Buck produciría un disco con su grupo, los MC3, un par de años más tarde. Tras una hora de concierto, Pickett se subió al escenario y a partir de ahí no pararon de sonar cancionies de The Velvet Underground. Primero Michael se arrancó con una version a capella de All Tomorrow's Parties para más tarde el grupo añadir las ya conocidas There She Goes Again y Femme Fatale. Todo parecía que iba a acabar pero ante la sorpresa del público siguieron tocando Sweet Jane y finalmente After Hours. Cinco canciones seguidas del grupo de Lou Reed y John Cale que curiosamente y a excepción de Afeter Hours, que usaron como despedida de los conciertos del Green Tour, nunca han vuelto a tocar. Toda una generación de influencias concentrada en unos 15 minutos mágicos que sólo pudieron disfrutar unos pocos cientos de personas hace más de 20 años. Bueno, unos pocos cientos y vosotros ahora ;-)

Por cierto, que paseis unos buenos Carnavales!