27 de Julio, 2009


Grabando Monster (5/8): En el escenario con R.E.M. Realmente pasó ... bueno, en cierto modo

R.E.M. y un servidor hemos cruzado los caminos un par de veces. De hecho, Mike Mills y yo nos hemos coincidido más de una vez, y estoy seguro de que lo recuerdo más que él. Obviamente, él es el más famoso, y cuando un miembro de R.E.M. está por ahí, todo el mundo se acuerda de la anécdota.

La primera vez que Mike Mills y yo cruzamos nuestros caminos fue cuando mi hermano Bill y yo éramos miembros de una banda llamada Multi Color House. Una noche, hace muchos años, estábamos tocando en un club en Atlanta llamado "The Point". Nuestro cantante en aquel momento, Moss Natty Bond, vio a Mike Mills entre el público, lo que provocó unos momentos de emoción. Fue guay verlo entre el público mirando el show. No tuve la oportunidad de reunirme con él ... se marchó antes de que nosotros acabáramos, y la vida como músico de club se reduce a recoger el equipo y los instrumentos antes que dedicarse a la socialización.

Más adelante y durante las sesiones de R.E.M., mi banda en aquel momento, "The Miracle Field" estaba tocando en The Cotton Club, también en Atlanta. El hermano de Mike tocaba en un grupo que compartía escenario con nosotros aquella noche. Vio tocar a su hermano, y se quedó un rato para ver nuestro show, ya que sabía que trabajaba con ellos en las sesiones. Tuvo cosas buenas que decirnos acerca de nuestra música y fue un placer oirle.

Luego, por supuesto, estaba el
famoso paseo en la apestosa camioneta. Ahora, nuestros caminos estaban a punto de rozarse de nuevo, aunque de forma ligeramente diferente.

El día comenzó más temprano de lo usual. R.E.M. iba a empezar a grabar las pistas de nuevo, y ya era hora de obtener los niveles de sonido. Bill Berry fue detrás de su kit, y empezó a tocar mientras los ingenieros de sonido estaban ocupados trantando de nivelar el sonido. También era el momento de secuenciar los graves, pero Mike Mills no había llegado todavía. El tiempo de un estudio es caro, y los ingenieros pasan muchas horas en el transcurso de la vida de una sesión de grabación de prueba y ajustan los niveles de sonidos a la perfección, por lo que están dispuestos a tomar la mejor captura.

"¿Dónde está Mike", le preguntó a uno de los ingenieros.

"Todavía no acaba de encontrarse bien", dijo Bill Berry. "Vendrá más tarde. ¿Hay alguien aquí que toque el bajo, de manera que podamos conseguir algunos niveles? "

Mis oídos se abrieron de inmediato. Abrí mi boca, y dije. "Yo toco el bajo ...". Todo el mundo miró en mi dirección. "Chuck, bueno, acércate y saca algunos sonidos", dijo uno de los ingenieros.

Un sorprendido microondas me entregó el
70s Fender Precision de Mike. Se trataba de un instrumento que había visto muchos años de uso. Recuerdo que tenía una cejilla de arce y un cuerpo de fresno. Me puse en el bajo y subí las escaleras hasta el escenario.

Fue un momento fantástico. Conecté el cable como había hecho cientos de veces antes y me acerqué a la batería. Pero esta vez a la batería estaba Bill Berry. No le dije nada a Bill. En cambio, empecé a tocar. Hice sonar las primeras notas de Texarkana y Bill se sumó inmediatamente como sin duda lo había hecho muchas veces antes, sólo que esta vez, al bajo estaba el tipo de las bebidas.

Mientras yo estaba disfrutando de mi breve momento con R.E.M. en el escenario, los ingenieros fueron midiendo los niveles. Uno de ellos interrumpió mi "jam-session" "Bueno ... eso suena bien ... pero Mike Mills está utilizando una púa durante estas sesiones. ¿Puedes tocar con púa?" Por regla general, odio tocar con púas ... pero hay momentos en que se puede sacar un sonido muy cool de esa manera. Cogí una de la parte superior de un amplificador de Mike, y comencé a tocar de nuevo.

La jam duró unos 20 minutos. Hubo un momento muy gracioso cuando el propietario del lugar, su nombre era Billy, se detuvo para ver cómo iban las cosas. A pesar de que yo estaba trabajando para R.E.M., mis servicios se proporcionaban como parte de la instalación. Una de las razones por las que tenía ese trabajo era que acordamos que no molestaría a la banda, que no les estorbaría. ¡Os podéis imaginar la cara de pánico cuando caminaba y me vio en el escenario haciendo de Mike Mills en lugar de trabajar con las neveras!

La parte divertida de la sesión se deterioró un poco cuando empezamos una mala sesión de blues. Había llegado el momento de obtener los sonidos de guitarra, y en lugar de Peter Buck, Microondas cogió una guitarra y comenzó a improvisar algunos acordes de blues. Completado el trabajo, Microondas y yo regresamos a nuestras funciones de apoyo.

El resto de los miembros de R.E.M. llegó y subieron al escenario. Mike Mills estaba de vuelta, y todo el mundo estaba entusiasmado de volver al trabajo.

Bill Berry hace clic con sus palos para iniciar el conteo, y el grupo inicia Star 69. Esta era mi canción favorita del disco. Sonaba muy bien.
“I know you caaalled… I know yooouuu caaalled… I know you caaalled… Star 69…”  

Volvemos pronto (espero) con la próxima entrega: No más diversión. Llegan los productores.