Enero del 2010


In the Name of U2

Hace unos días que un compañero nuestro del foro nos pasó un extracto del libro 'At The End of the World' de Bill Flanagan que había sido traducido por la numerosa comunidad de fans de U2. En dicho libro hay una parte en la que Peter Buck, pasa unos días en Las Vegas con los irlandeses. A pesar de haberse publicado en 2003, parece que no existe una traducción al castellano, y mirando por encima la 'amateur' me pareció una pena que nos perdiéramos la oportunidad de ver a Peter como convidado de piedra en el día a día de los irlandeses. El texto está bastante corregido debido a los fallos de traducción, los localismos y algunas partes insustanciales que he resumido.

El libro, si os interesa, lo podeis comprar por unos 10 euros al cambio en cualquier librería online. Tiene más de 500 páginas de las que podeis tomar este extracto como un buen resumen de lo que vais a encontrar en él.





No se puede mostrar la imagen U2 siempre se ha sentido atraido por Las Vegas, un lugar donde impera la religión por las tragaperras, el consumismo y el hecho de representar fielmente a una sociedad decadente. Personalmente creo que en realidad a U2 le gusta tanto las Vegas porque fue el lugar donde conocieron a Frak Sinatra y porque siempre los han tratado a cuerpo de rey en los lujosos hotel-casino donde se han hospedado.

En 1987,  recién publicado The Joshua Tree, U2 disfrutaba de días de gloria con su disco como número uno, con “With or Without You” encabezando la lista de singles y con el grupo en la portada de la revista Time. En ese momento se encontraban en Las Vegas disfrutando de entregas de premios y pagando 25.0000 dólares por ver de cerca a Frank Sinatra.
Cuando un foco iluminó la posición de los irlandeses, el auditorio estalló en aplausos y tuvieron que levantarse a saludar a grandes personalidades como Lyz Taylor o Gregory Peck. Más tarde el propio Sinatra se los llevó al camerino donde estuvieron hablando largo rato, haciendo esperar a famosos que esperaban fuera - como Roger Moore - a los que Sinastra mandó al demonio porque 'estba hablando con U2'.

En 1992, con Clinton habiendo ganado las elecciones por la presidencia de Estados Unidos, U2 aterrizaron de nuevo en Las Vegas llevando consigo al guitarrista de REM, Peter Buck, al que habían convencido para que los acompañara tras encontrárselo en el concierto que acababan de dar en Alabama.

Buck confiesa que es fantástico todo lo que rodea el mundo de U2, pero “me siento algo así como el asistente de Hermann Goering. Siempre estás en una limusina en algún lugar interesante, pero nadie sabe por qué estás ahí. ¡Pero realmente lo disfruto!”.

Leer más

Tired Pony: el nuevo supergrupo de Peter y Scott


Hace unos días se ha publicado en Hotpress la noticia de que tanto Peter Buck como Scott McCaughey han entrado a formar parte de Tired Pony, el proyecto de Gary Lightbody, cantante de Snow Patrol que además se ha traido a su guitarrista Ian Archer. La formación la completan Richard Colbrurn, batería de Belle & Sebastian, Miriam Kauffmann, una cantante alemana y tachán tachán.... Jacknife Lee como productor y maestro de ceremonias - no en vano ha trabajado tanto con REM como con los moñas de Snow Patrol.

La novedad de todo esto es que se trata de un grupo de folk lo cual me da mucho miedo porque después de ver como salió el experimento del supergrupo Monsters of Folk me da a mi que estos de Snow Patrol van a querer imitarlos de manera cutre. Y es que aquí Peter y Scott son los lacayos; los que mandan son los llorones del montaje de arriba que encima van a estar supervisados por un productor con fama de duro-castigador. Quien sabe, con suerte igual sube el volumen del ukelele de Peter para que no se note mucho la previsible quejumbre de las letras.

Eso sí para el nombre del grupo no se han comido mucho la cabeza ¿eh? después de The Stone Pony, Plaztik Pony, Steel Pony, The Ponys, The Red Pony, My Pretty Pony (que aunque sea un grupo ficticio para un episodio de Veronica Mars lo damos por bueno) y algún grupo equino más como 'Soy un caballo'  resulta que tenemos la cuadra folky al completo.

En fin, que el supergrupo se ha reunido hace unos días en Oregón, que están grabando material y que dentro de poco nos enseñarán el resultado. Mientras tanto, solo nos queda esperar y reirnos de la cara de lloricas que les he puesto a los de Snow Patrol.

La vida te matará, Vic Chesnutt

El nuevo año no empieza nada bien - o quizás deberíamos decir que el año pasado acabó muy mal. El día de Navidad Vic Chesnutt se iba para siempre y dejaba Athens huérfano de talento. Su historia es la de la eterna superación por sobrellevar su parálisis de una manera digna, cosa que hacía a través de la música.

Aunque siempre ha sido un gran desconocido para el gran público, la escena de los años 90 de Athens le debe mucho. Cuando llegó a Georgia, el ajetreo de principio de los 80 ya hacía tiempo que había terminado y fueron precisamente los impulsores de ese movimiento cultural los que le pasaron el testigo para que Vic Chesnutt continuara con él. Michael Stipe lo descubiró tocando en bares de Athens y tras el Green Tour produjo sus dos primeros discos. Durante esos años REM tuvo bastante contacto con él versionando y colaborando algunos de sus temas como Sponge - que se publicó como cara B del single How the West Was Won and Where it Got Us - y Guilty by Association donde le acompañaron Michael y Natalie Merchant. En esos años donde REM dio un giro a sus directos haciéndolos más acústicos, Vic siempre era el telonero cuando tocaban en casa. Precisamente el año pasado hacíamos referencia a él cuando participó en el Tributo a REM en el Carnegie Hall de Nueva York donde tocó Everybody Hurts junto a Elf Power, otra banda de Athens con la que había grabado un disco en 2008.

Vic era muy querido entre los músicos de Athens, grabó dos discos con Widespread Panic con quien Mike Mills y Peter Buck habían colaborado y la noticia de su muerte llegó por parte de su amiga Kristin Hersh, conocida por aquí sobre todo por su tema Your Ghost con Michael. El propio Stipe ha aparecido hace unos días junto a algunos músicos lamentando su pérdida en un programa de radio (minuto 21:30) y aunque a toro pasado todo son cuernos, no hace falta que Vic se haya ido para reconocer la valía de su último trabajo 'At the Cut' que irónicamente está recibiendo más revisiones en webs y revistas desde que falleció.

Probablemente ninguna de sus canciones llegue a ser un éxito de masas, quizás porque ninguna hablaba de un mundo perfecto. A lo máximo que pueden aspirar es a ser un pequeño hit emocional con las que la gente se identifique. Porque nadie somos perfectos, ahí ha estado siempre Vic Chesnutt para recordárnoslo.