Julio del 2010


Tired Pony: The Place We Ran From

Hace un par de semanas que se ha publicado en Europa - en USA lo hará a finales de Septiembre - The Place We Ran From, el primer disco de Tired Pony donde ya sabeis que colaboran Peter y Scott.

El colectivo dirigido por Gary Lightbody de momento ha levantado buenas críticas entre los fans de Snow Patrol y moderado interés entre los de REM. Y la verdad no es de extrañar ya que el disco ha acabado pareciéndose más a un sucedáneo de la banda británica que a un ente con vida y personalidad propia.

Decía Lightbody cuando empezó a escribir las canciones en 2009 que quería alejarse de lo que hacía con su banda principal y homenajear el country oscuro de Calexico, Lambchop, Palace, Wilco y Smog. Con esta idea le vendió la moto a cuarto y mitad de compañeros de profesión y no han sido pocos los que han respondido a la llamada. Con Jacknife Lee a la producción (con quien Lightbody ya trabajó en su proyecto Listen... Tanks!) y con tan solo una semana de trabajo en el estudio de Portland al que Peter y Scott suelen escaparse de vez en cuando para tocar con Colin Meloy, se presenta este trabajo de 10 temas y 45 minutos de duración cuyo primer single es Dead American Writers (con un video de promoción que no pasará a la historia como el más transgresor del año). Aquí, Radio 3 ha emitido esta semana otros cortes más del disco como That Silver Necklage empalmando por cierto con la noticia de la reedición de Reckoning (sic) y pinchando Don't Go Back to Rockville ¿??.

Bien, acabados los formalismos llega la hora de la apreciación personal: The Place We Ran From o 'El lugar desde el que corrimos' es en realidad una metáfora de lo sentimos cuando Gary Lightbody empieza a cantar. Las ganas locas de escapar de ese tono de voz y esas letras moñas que nos envuelven tiene no obstante su lado bueno: nos hace apreciar mucho más el trabajo de los actores secundarios. La cuidada instrumentalización de Northwestern Skies, los coros de Zooey Deschanel, los arreglos de M. Ward y sobre todo de Peter, dejan claro cuales son los puntos fuertes de un grupo que parece cambiar radicalmente (para mejor) cuando Tom Smith de Editors y, en menor medida Iain Archer, reemplazan a Lightbody en The Good Book y I am Landslide respectivamente. Todo esto hace que el disco no se hunda en un abismo de emo-country y mantenga una respetable posición consiguiendo un frágil equilibrio interno.

De momento el estrellato de los colaboradores está siendo la comidilla de la promoción. Uncut se desmarca en su número de Agosto dándole una puntuación de cuatro estrellas (tampoco es que haya que fiarse mucho del criterio del Uncut xD) y revelando alguna cosilla acerca del papel de Peter Buck en la producción del disco. Segun Lightbody, Peter ha colaborado activamente en todos los temas, llegando a acumular hasta 3 instrumentos diferentes en una sola canción. Scott al parecer se ha ocupado de los coros y, debido a la sobrecarga de guitarristas, también del piano. Con esa formación aparecieron al menos en el concierto de presentación del disco la semana pasada en el Forum de Londres dentro de los actos promocionales que están llevando a cabo en el Reino Unido. La actuación destacó por la numerosa presencia de músicos sobre el escenario que tocaron la totalidad del disco más algún tema que no se llegó a incluir como I Finally Love This Town, junto a versiones de Aretha Franklin, Smog y por supuesto Snow Patrol para contentar a un público mayoritariamente fan de los norirlandeses. Peter tuvo bastante trabajo ya que tocó 7 instrumentos: cinco guitarras diferentes, el banjo y la mandolina además de estrenar un corte de pelo muy cortesano, igualito al de la sota de copas. El concierto por cierto lo podeis ver completo, mientras dure, en Youtube.


Web Oficial
www.tiredpony.com

Fables of the Reconstruction Deluxe Edition

Tras saldar ayer el análisis que teníamos pendiente del disco, hoy toca hablar un poco de la nueva edición especial 25 aniversario de Fables of the Reconstruction. Al igual que en las ediciones de Murmur y Reckoning, se trata del disco original pasado por la pulidora más un CD extra que en esta ocasión no es un directo sino unas demos que rescató Peter de los estudios Livinstone de Londres hace unos meses.

Empecemos por lo básico, la producción, originalmente obra de Joe Boyd (la parte grabada en Londres) y John Keane (el resto, grabado en Athens). La masterización de la edición deluxe ha corrido a cargo de Ron MacMaster, un veterano ingeniero de producción de Capitol Records localizado en Hollywood. Como hemos visto en el artículo anterior, Fables tiene un sonido muy particular, un universo propio que hace que muchas canciones tengan sentido. En Drowned in Sound, comentan que la remasterización hace honor al catálogo guitarrero de la banda, a la vez que alaban la obtusa  mezcolanza de rock-folk del album. En
Pitchfork nuestro amigo Matthew Perpetua apenas comenta detalles del sonido más allá de lo que podía ser una crítica al disco original. Resulta interesante ver como, después de haber obtenido sendas calificaciones de '10' en las ediciones Deluxe de Murmur y Reckoning, ahora Fables obtenga 'solo' un 8.5. Comento todo esto porque Eric Zimmermann ha destapado la caja de los truenos con un artículo en REMring donde critica muy duramente la producción de la edición deluxe de Fables of the Reconstruction. ¿La razón? la tijera que se ha metido al recomprimir el audio para adecuarlo al formato CD, lo que los ingleses llaman 'Clipping', y que ya se comentó cuando hablamos de la producción de Accelerate.

Según Eric, la forma de trabajar de un ingeniero es en base a un sonido de alta calidad, de 32 o 64 bits con el que juegan en el estudio y cuya mezcla final hay que recomprimir luego al formato de 16 bits de los CDs que finalmente van a contener las canciones. Si no se tiene cuidado, durante el 'downgrade' pueden perderse picos de sonido que se encuentran en la parte inmediatamente más alta y baja del espectro de onda produciendose un 'aplanamiento' de la misma. Luego realmente, a menos que se disponga de un equipo para comparar los espectros de ambos discos, es muy complicado llegar a conclusiones relevantes, sobre todo si el tipo de sonido no lo permite (no es lo mismo AC/DC que Cat Stevens). Eric acompaña su explicación con gráficos, hoy mismo ha publicado un ejemplo con un trozo de audio de Auctioneer (Another Engine) y promete seguir con el culebrón.

Yo he escuchado la mezcla final y no he notado grandes diferencias. La verdad es que tampoco puedo hablar muy alto porque no tengo a mano mi equipo de música y ni los auriculares ni los altavoces de los que dispongo permiten llegar tal grado de detalle, pero estoy seguro que seré de la misma opinion que un oyente corriente y moliente. El resto, como Eric, ya se han puesto en contacto con la discográfica para advertirles del asunto, más que nada para evitar que se repita en el futuro.

En otro orden de cosas, el disco extra, bautizado como The Athens Demos, contiene 14 temas y, según las notas que Peter escribió en el libreto de la edición especial, se trata de todos los temas del disco tocados en directo en una sesión de grabación de cuatro horas a las órdenes de Jim Hawkins. Es decir, es la base (o una base muy parecida) que se usó para empezar a trabajar en el proceso de masterización original de Fables of the Recontruction. Aparte de las versiones del disco, contiene una demo de Bandwagon que acabaría en el Dead Letter Office y dos temas que acabaron formando parte del Life Rich Pageant: Hyena y Throw Those Trolls Away, una incipiente versión de When I Was Young que finalmente acabó siendo I Believe y que es la estrella del recopilatorio.

Yo, que he criticado la inclusión de directos clásicos en las dos ediciones anteriores por tratarse de material poco original y fácilmente localizable en Internet desde hace bastante tiempo, tengo ahora que agradrecer que se haya sustituido esta costumbre por unas demos como las de Fables que, esta vez sí, son novedosas, originales y permiten, sobre todo a los fans, conocer bastante mejor aspectos secundarios del proceso de grabación de un disco de REM. Las canciones suenan desnudas, aquellas más eléctricas y sórdidas ahora enternecen. Auctioner ya no asusta tanto, Can't Get There From Here no tiene coros ni instrumentos de viento, la línea completa de bajo de Life and How to Live it ahora sí que se escucha, Stipe entra en otro momento en algunas canciones y es como si estuviéramos escuchando las canciones una vez escritas y montadas por primera vez.

Para los impacientes, KRCW ha colgado el disco entero en streaming en su web y Iancurtisforever ha puesto el enlace al disco de demos en el foro (gracias!) así que le podeis echar una escucha mientras para que podais opinar por aquí.

Solo me queda comentar que el package está bastante bien (mejor que la hojita que traía el vinilo y la 'nada' que taía la reedición en CD que hizo IRS en 1987) con abundantes fotos elegidas por Michael, postales, un poster y un par de páginas con los comentrios habituales de Peter.

Y para el año que viene, toca la edición del Lifes Rich Pageant. En esta ocasión, si recordais lo que hablé hace tiempo, sí que existen demos circulando por internet del proceso de grabación del disco así que a ver con qué nos sorprenden.

Fables of the Reconstruction

Y llegó el día. Un día malo, todo hay que decirlo, entre el calor y el hastío del fútbol ponerse a comentar un disco como Fables of the Reconstruction no es algo que surja espontáneamente. Sin embargo, el hilo conductor que voy a seguir sí que tiene elementos en común con la gestación del disco por lo que, haciendo honor a su nombre, voy a contaros un cuento, una fábula sobre la vida, que llega a un punto en que hay que reconstruirla, derribar los cimientos que otros construyeron por tí y comenzar a levantarte por tu propio pie.

Hoy un amigo se marcha lejos de la ciudad que lo vio crecer para buscar su camino, un camino que antes emprendieron muchos y que no tiene señales que indiquen cuanto falta para llegar. Hace 25 años REM emprendió otro camino, cruzando el Atlántico desde Athens hasta Londres donde a las órdenes de Joe Boyd tuvo que derribar los cimientos con los que habían construido en Murmur y Reckoning para enfrentarse al reto de hacerse mayores y sentar las bases de lo que, a partir de entonces, iba a ser su sonido. Hace unos meses Peter Buck ha vuelto a repetir el trayecto que lo llevó hasta los estudios Livingstone a recuperar parte de su propia historia.

Leer más