Septiembre del 2011


Part Lies, Part Heart, Part Truth, Part Garbage ya tiene tracklist


Tal y como os comentábamos el otro día en nuestro Twitter y en nuestro Facebook, Part Lies, Part Heart, Part Truth, Part Garbage 1982 - 2011 es el título (¡y menudo título!) del nuevo recopilatorio a publicar el próximo 15 de noviembre como despedida discográfica del grupo. La novedad, es que ahora ya cuenta con un tracklist oficial, con algunas sorpresas agradables y otras que no lo son tanto. Lo vemos primero y lo comentamos después:

Disco 1:
Gardening At Night
Radio Free Europe
Talk About The Passion
Sitting Still
So. Central Rain
(Don"t Go Back To) Rockville
Driver 8
Life And How To Live It
Begin The Begin
Fall On Me
Finest Worksong
It"s The End Of The World As We Know It (And I Feel Fine)
The One I Love
Stand
Pop Song 89
Get Up
Orange Crush
Losing My Religion
Country Feedback
Shiny Happy People

Disco 2:
The Sidewinder Sleeps Tonite
Everybody Hurts
Man On The Moon
Nightswimming
What"s The Frequency, Kenneth?
New Test Leper
Electrolite
At My Most Beautiful
The Great Beyond
Imitation Of Life
Bad Day
Leaving New York
Living Well Is The Best Revenge
Supernatural Superserious
ÜBerlin
Oh My Heart
Alligator_Aviator_Autopilot_Antimatter
A Month of Saturdays
We All Go Back To Where We Belong
Hallelujah

La verdad es que nos parece un poco temprano estar hablando ya de tracklist y canciones nuevas cuando no ha pasado ni una semana del anuncio de despedida del grupo. Por otro lado, nos inquieta que las tres canciones nuevas, situadas al final del 2º CD y grabadas en Athens este verano junto a Jacknife Lee, no estén a la altura de lo que merece la despedida del grupo y estropeen el buen sabor de boca que nos dejó Collapse Into Now.

Tiempo habrá para juzgar, y tiempo nos ha faltado para juzgar el oportunismo del, por otro lado inevitable, recopilatorio del grupo. Al menos en esta ocasión, y por primera vez en su carrera, vemos recogidas en un mismo lanzamiento canciones de la época IRS y Warner, aunque su tracklist, y con la excepción del material nuevo, no ofrece grandes alicientes para cualquiera que tuviese el ya insatisfactorio In Time y el bastante completo e interesante And I Feel Fine. De hecho, se vuelve a apostar por recopilar singles de sobre conocidos por todos, excluyendo además elecciones tan interesantes en su momento como Drive o E-bow the Letter (primeros singles de sus respectivos discos nada menos) para incluir en cambio otros cortes como The Sidewinder Sleeps Tonite o Shiny Happy People, dos temas que nunca han interpretado en sus directos y que en el caso del segundo ni siquiera entró en In Time. ¿Imposición de Warner? Si es así, no sorprende que el grupo haya optado por un título que habla de una mitad de verdades y corazón... y otro tanto de mentiras y basura.

Por lo demás, se agradece encontrar, al menos, cosas como Country Feedback y New Test Leper, dos "no-singles" que se encuentran entre las favoritas de Peter y, claro, ese testamento en forma de tres canciones nuevas: A Month of Saturdays, We All Go Back To Where We Belong y Hallelujah, con la que se cierra el doble álbum y que supongo no tiene nada que ver con el tema de mismo título de Leonard Cohen.

De estas tres, We All Go Back To Where We Belong, quizás la de título más significativo, es la encargada de funcionar como single y gancho comercial del lanzamiento, y parece ser que podremos escucharla a partir del no muy lejano 18 de octubre.

Es hora de decir adiós

The ocean is the river's goal, a need to leave the water knows
We're closer now than light years to go.


Hace casi 6 años, durante los primeros meses de existencia de este blog, una visita de los Minus 5 nos endulzaba el sabor amargo que Around the Sun nos había dejado a casi todos en la boca. Lo de los Minus 5 fue una cosa divertidísima, con la banda en Europa para girar única y exclusivamente por España en una furgoneta y con la oportunidad de estar cerca de Peter o Scott, charlar sobre alguna tontería antes o después de los conciertos, echarse unas risas con el casi siempre beodo McCaughey o desayunar un bocata de tortilla con chorizo junto al guitarrista de R.E.M. No soy el protagonista de tan delirante historia, pero sí recuerdo que fue una excelente oportunidad de preguntar cara a cara, y con cierta intimidad, algunas cosillas sobre el futuro de los de Athens. Y aunque las buenas sensaciones de aquella mini-gira dejasen esto un poco enterrado, recuerdo perfectamente que Peter confesó a alguien que a R.E.M. les quedaban al menos dos discos y una gira.

No mentía Peter, y ahora, después de 6 años, se confirma que R.E.M., como casi siempre, tenían la hoja de ruta muy clara desde hace tiempo. O al menos, hasta este inevitable final de ciclo que, como muchos nos temíamos, podía ser el último ciclo. Dice Mike en su despedida que siempre han sido una banda en el sentido más honesto de la palabra, y no solo lleva razón, sino que esto es algo que se ha destacado muy pocas veces. R.E.M. son una de las pocas bandas que, casi como si en realidad fuesen un único artista, tienen fecha de nacimiento y defunción. De hecho, incluso tienen hasta tres edades bien definidas repartidas en tres contratos de cinco discos: la de sus primeros discos en IRS, la de los años dorados en Warner y la del inevitable ocaso ya como trío. Todo esto a su vez repartido en los treinta años casi exactos que van desde la publicación de Radio Free Europe en 1981 hasta la de Collapse Into Now en 2011. Y esto sin olvidar que, a estas cifras tan sorprendentemente redondas, se une el hecho de que ellos siempre fimaron como Berry, Buck, Mills y Stipe. Sin aclarar quién hacía qué. Sin provocar divisiones entre fans que prefiriesen las canciones de Mike a las de Peter, o las de este a las de Berry. Acreditando todo a todos incluso en aquellos muchos instrumentales en los que Michael muy probablemente no había tenido nada que hacer. Las canciones de R.E.M. eran de R.E.M. No de Peter, de Mike, de Berry o de Michael. Y esto es así porque R.E.M. siempre han tenido un enorme sentido de la responsabilidad y una idea muy clara de lo que es ser una banda. Porque les ha importado mucho, muchísimo, la música que hacían. Porque siempre les ha importado ser fieles a sus principios, ya fuese negarse a vender sus canciones para publicidad, aceptar aportaciones ajenas al grupo (perdón, a R.E.M.) o poder publicar la portada que les saliese de los cojones por muy feucha que fuese. Porque siempre les ha importado seguir siendo amigos hasta el último minuto y porque siempre les han importado sus fans.

Y todo esto os lo cuento porque aquí, en este blog de R.E.M., creo que no hay ninguna necesidad de explicar lo importante que ha sido su música en los últimos 30 años y lo importantes que han sido para la vida de muchos de vosotros. Pero sí me parece interesante destacar que este final, el final de nuestros R.E.M., es algo lógico y natural, algo que entraba dentro de esa hoja de ruta que siempre se han marcado, y que es respetuoso, honesto y coherente con ellos mismos, con su música y con sus fans y con lo que siempre han sido. Bravo.

Muchos pensarán, no sin razón, que el momento idóneo hubiese sido tras la marcha de Berry. ¿Pero qué derecho tiene nadie a decirle a ellos, a R.E.M., que no eran capaces de parir una pequeña joya como Up?, ¿de decirles que no habría un Imitation of Life, un She Just wants To Be, un Living Well is the Best Revenge o un It Happened Today que ofrecer? De privarnos, en fin, de los muchos y grandes conciertos que hemos disfrutado en los últimos diez años. De decirles que no podían hacer lo que finalmente han hecho. Y R.E.M. han hecho exactamente lo que querían hacer, cerrando su carrera con dos discos dignísimos y una última gran gira que incluso decidieron terminar donde nunca antes habían girado. Se lo debían a sus fans y a ellos mismos. Y mucho mejor así que un final abrupto ocasionado por la espantada de Berry.

Este es el final, el oficial, el planeado y el meditado, después de un año separados desde la finalización de Collapse Into Now, su nada disimulado testamento musical. Un último año donde hemos vuelto a ver a Michael junto a Peter sobre el escenario de los Tired Pony o a Mike haciendo lo mismo junto a los Baseball Project. Un último año que nos ha dejado pistas de que los R.E.M., como insisten Peter y Mike en sus mensajes de despedida, siguen siendo amigos pero ya no son R.E.M. Un último año para tener las cosas claras y no enviar a los fans un mensaje precipitado. Un último año para estar seguros de que no están dispuestos a aceptar las condiciones que, como sugiere Ethan Kaplan, les impondría un nuevo contrato. Un último año para estar seguros de no querer bajarse los pantalones a estas alturas y de que, si no hay fuerzas ni ganas de emprender nuevas aventuras, en alta o baja fidelidad, no merece la pena forzar la máquina o estirar el chicle.

Así que esto es lo que hay, o se acabó lo que se daba, o como prefirais traducir ese lacónico Call It a Day con el que discretamente R.E.M. nos dicen adiós. Supongo que ya todos habéis leído sus comentarios de despedida, con un Michael que casi parece reconocer que no le quedaba mucho más que ofrecer, un Mike que (casi cómo un fan más) parece aceptar que ha llegado el momento de la despedida. Y, sobre todo, un Peter que parece más seguro que ninguno de que esto es el final y que no olvida a quienes le han acompañado en esta aventura, Berry y Bertis incluidos.

Y hay algo muy bonito en lo que comenta Peter, más alla del (estoy seguro que sincero) recuerdo a sus compañeros. Y es esa forma de aceptar, pese a su famoso e hinchado ego, que ahora su sitio como R.E.M. está en los pasillos de las tiendas de discos. O contemplando junto a sus antiguos fans a alguna nueva banda de 19 años dispuesta a comerse el mundo. Otros se hubiesen despedido con un "lo nuestro es irrepetible", pero Buck prefiere invitar a sus fans en centrar la atención en lo que viene y no mirarse tanto el ombligo.

R.E.M. han sido ejemplares, en fin, hasta en la hora de decir adiós. Y yo estoy seguro de que ha sido la decisión más adecuada e inteligente que podrían haber tomado. Pero para mi, que nací unas semanas antes de que debutasen en directo y que he sido fan suyo desde que me aficioné a esto de comprar discos se me va a hacer muy dificil pensar que R.E.M. ya no existen.

Muchas gracias y hasta siempre.

31 razones para dar las gracias

1.    Por la coherencia musical e intelectual a lo largo de su carrera.
2.    Por hacernos sentir orgullosos de sus declaraciones.
3.    Por los singles del fanclub.
4.    Por la mítica cinta de las polkas.
5.    Por el videoclip de Crush With Eyeliner.
6.    Por Tyrone’s y el 40 Watt Club.
7.    Por la historia de Minnie Minnola.
8.    Por Be Mine, Find The River y Fall on Me.
9.    Por Tired Pony, Minus 5 y The Baseball Project
10.    Por el Vote for Change.
11.    Por el aneurisma y el incidente aéreo.
12.    Por Scott Litt.
13.    Por las giras por Sudamérica.
14.    Por las historias sureñas.
15.    Por la Rickenbacker.
16.    Por Vienne y el Sant Jordi de Barcelona.
17.    Por Kenneth y la frecuencia.
18.    Por Murmur, Up y Automatic.
19.    Por sus directos.
20.    Por el Morning Team.
21.    Por su época IRS.
22.    Por Everybody Hurts en vivo.
23.    Por Zoe y Zelda.
24.    Por los “nudie suits” de Mike.
25.    Por el Tourfilm.
26.    Por Bertis Downs, Jefferson Holt y Mitch Easter.
27.    Por su época Warner.
28.    Por Andy Kaufman.
29.    Por la lista de correo, el foro, el twitter, el facebook y el blog.
30.    Porque siempre podrás decir que eres fan de R.E.M. con la cabeza bien alta.
31.    Porque quiero que añadas más razones en los comentarios.

Se acabó lo que se daba

Lo especulábamos allá por el ya lejano mes de febrero. E incluso cada vez que publicaban un nuevo álbum y descontaban otro del contrato discográfico que firmaron en el aún más lejano 1996. Pero esta vez es oficial: R.E.M. dicen adiós. Y de momento, nos tenemos que lo han hecho con esta escueta nota en su página web que os ofrecemos traducida de aquella manera:

"A nuestros Fans y Amigos: Como R.E.M., y como amigos de toda la vida y co-conspiradores, hemos decidido dejar de funcionar como banda (nota, ellos usan la expresión "to call it a day", una expresión que significa algo así como "se acabó lo que se daba").Nos vamos con una gran sensación de gratitud, de finalidad, y de asombro por todo lo que hemos logrado. Para cualquiera que alguna vez se sintió tocado por nuestra música, nuestro más profundo agradecimiento por escucharnos." R.E.M.

Y esto es lo que hay. Me gustaría decir mucho más, o comentar esos detalles que de momento no hay (¿gira de despedida?, ¿se separan para siempre?) o intentar resumir con unas pocas palabras lo que han sido R.E.M. durante los últimos 30 años como ya están comentando en todos los rincones de la red. Pero ahora mismo es dificil. Permitidnos digerir el shock, secarnos esa largrimita que se nos escapa aun siendo conscientes de que esto no es ninguna sorpresa y ya hablaremos cuando todo esté más calmado y digerido.

Thank You.