Octubre del 2012


Este podría ser el inicio de una gran amistad

Era la primavera del 95, justo después de la muerte de mi marido, cuando sonó el teléfono y ahí estaba Michael Stipe - al que no conocía - preguntándome si podía ayudar en cualquier cosa. Normalmente no hablo con desconocidos por teléfono pero fue tan, tan amable y comprensivo en un momento tan difícil de mi vida... Y su música me era familiar.

Durante los 80, no había prestado mucha atención al rock'n'roll, pero había escuchado The One I Love por la radio y me había calado hondo, sin saber siquiera de qué iba la canción. Mi marido y yo estuvimos trabajando con Scott Litt cuando Scott me escuchó tararear ese tema y me dijo "Estás cantando a R.E.M., ¡yo produje eso!"

Cuando R.E.M. vinieron a Michigan, poco después de la llamada de teléfono, fui a verles tocar. Querían hacer una versión de mi canción Dancing Barefoot y me pidieron que cantara con ellos sobre el escenario. Por aquella época, yo hacía mucho tiempo que no había actuado en un gran escenario pero sentí que estaba entre amigos. Con Michael en particular, sentía como si lo conociera de siempre.

Es una persona muy cálida, inteligente, graciosa y preocupado por los demás. Como un hermano. Fue muy amable con mis hijos. Nos hicimos amigos al momento. ¡Podíamos estar juntos todo el día!

Lo que creo que es único de R.E.M., es el hecho de que mantienen el arte en su arte pop. Han hecho algunas canciones pop que son obras maestras, pero a un nivel superior. Michael es un letrista muy sofisticado, pero capaz de darle un toque que cale en el gran público, lo cual es algo muy, muy, muy difícil de hacer. La primera vez que fui a un concierto de R.E.M., estaba en la parte derecha del público y fue muy bonito ver a la gente tan extasiada, disfrutando y cantando todos juntos Man on the Moon.

Michael es un gran escritor de canciones. No lo digo tan a la ligera, o porque sea mi amigo. Puede escribir una canción que destile muchas ideas, como Saturn Return o E-Bow the Letter donde también canto yo. Puede rezumar ese estilo Dylaniano y entregar joyas del calibre d It's the End of the World as We Know it (And I Feel Fine). O por otro lado, puede escribir algo realmente escueto como Losing My Religion o Everybody Hurts. No es fácil escribir esas canciones. Recuerdo a Bob Dylan decirle a Smokey Robinson
que era el poeta más grande de America porque podía destilar aquellas ideas.

Michael tiene una clase de voz muy especial. Rezuma confort. Pero es también muy sensual y muy graciosa, con aspecto de chico malo. Últimamente R.E.M. están dando un giro a algo bastante más espiritual en un momento en el que nuestras vidas se están marchitando, en la forma en que nosotros como seres humanos nos vemos reducidos a los bienes materiales, la posición social y el aspecto físico. Hay misterio en la música de R.E.M., como en todo lo bueno del rock'n'roll. Algo que te lleva por sitios que no puedes comprender. Algo que penetra en tu mente y en tus sentimientos.

Últimamente Michael es también todo un misterio, no puedo fingir que lo sé todo sobre él. Cuando estamos juntos, es todo muy sencillo y natural. Podríamos simplemente sentarnos y ver la televisión o comer spaguetti o buscar monos de trabajo vaqueros. Aprecio su amistad tanto como aprecio la música de R.E.M.


Patti Smith hablando con Toby Manning en 2001

El mismo año que Patti conoció a Michael, volvió a salir de gira tras 15 años alejada de los escenarios. El viaje tuvo durante un par de semanas un invitado muy especial: el propio Michael Stipe que hizo de fotógrafo oficioso. Esta semana, Sexto Piso edita "
En la carretera con Patti Smith" con fotos y textos de aquella gira de hace 17 años.


Document Deluxe Edition

Últimamente parece que los lanzamientos de todo lo referente a R.E.M. estén destinados a pasar desapercibidos. Al disco en solitario de Peter Buck, condenado al ostracismo con una tirada de solo 2000 copias en vinilo, le sigue el lanzamiento de la edición de 25 aniversario de Document, casi sin avisar y con tan solo mes y medio entre el escueto comunicado en REMHq y su salida a la venta, hace tres semanas. Una edición que hace la quinta de la serie de 25 aniversario que, cosas de la vida, llega cuando la primera de todas, la de Murmur, está a punto de cumplir la treintena. Hay quien apuesta en el foro que este teatrillo parará cuando lleguemos a Automatic for the People o como mucho a New Adventures in Hi-Fi, último disco de la banda con su formación original. Ya veremos.

Antes de que eso ocurra, nos encontramos con Document, un disco del que no hemos hablado aún en el blog, algo que esperamos que no se demore mucho. A diferencia de otras ediciones especiales anteriores, no es la primera vez que se remasteriza el quinto disco de R.E.M.. Si obviamos la serie "The I.R.S. Years Vintage" de principios de los 90, pocos saben que en 1999, Bob Ludwig ya remasterizó Document - quien tenga la suficiente memoria, recordará haber visto en los estantes de las tiendas de discos el, cutreríos aparte, finísimo package en caja de cartón en el que venía presentado. Lo cual nos lleva a un dato interesante que se dejan en el tintero muchas webs que copietean promos y luego se olvidan de comentar los discos que anuncian: que Document fue el primer disco con Scott Litt tras la mesa de mezclas, quizás
el productor mejor valorado por el gran público, ya que fue testigo de los mayores éxitos comerciales de la banda. Y como para algunos, meter mano donde Scott Litt había trabajado puede que parezca un sacrilegio, lo cierto es que las diferencias de producción entre ambas obras se han reducido a la mínima expresión, a diferencia de otras ediciones de 25 aniversario donde los cambios eran más evidentes. El sonido se ha limpiado sí, y la nueva mezcla ha eliminado algunos reverbs para sacar a la superficie algunos efectos que antes no eran tan evidentes, pero como digo, pecata minuta en comparación con sus hermanas mayores.

Donde sí que se nota la mejora de la producción es en el disco extra, que recordemos que recogía el concierto que dieron en Utrech el 14 de Septiembre de 1987. El sonido del directo es dificilmente mejorable y un claro ejemplo de la electricidad que corría por el escenario en aquel periodo (nada que envidiar a Monster o Accelerate). Acostumbrado a los bootlegs de la época donde el volumen entra como un tiro por un solo canal, se agradece inmensamente poder escuchar por separado a los instrumentos de la voz y del público y, que coño, si hasta se distingue la armónica de Just a Touch y los coros de Bill en It's the End of the World que están casi al mismo volumen que Michael.

A pesar de que se contaba con buen material previo, ya que el concierto fue grabado para la radio holandesa, la mejora es más que apreciable. Además, las características acústicas del recinto, el Muziekcentrum Vredenburg, ayudaron lo suyo ya que sus reducidas dimensiones permitieron capturar mejor el sonido, (tenía capacidad para 5000 espectadores, algo bastante atípico para los R.E.M. de aquella época acostumbrados a mucha más algarabía). Por atípico lo fue hasta el emplazamiento; un concierto en el viejo continente dentro de una gira eminentemente yankee (4 conciertos europeos frente a 44 americanos).

Si tenemos que poner un 'pero' al directo, (uno gordo además), es cómo lo han editado. Podemos admitir que quiten Harpers, Strange, Superman y Funtime porque son versiones y haya ahorrar en minutaje y rolaties, pero lo que han hecho en la última canción es cargarse la esencia misma del concierto. Ese final, que fue incluído como "Time After Time, Etc..." en la cara B del single de Finest Worksong y que apareció también
en el recopilatorio "The Singles Collected" no era más que un empalme de los últimos tres temas del concierto en acústico: "Time After Time", "Red Rain" (que sólo es un esbozo de dos frases) y "So Central Rain". Quizás sea uno de los pocos momentos en los directos del grupo en los que el ambiente se puede cortar con un cuchillo; un público totalmente contenido en silencio que explota cuando Peter comienza los acordes del último tema. En esta ocasión se han cargado por motivos desconocidos Time After Time y el empalme de Red Rain, dejando a un So Central Rain aislado al final del disco, que queda como un pegote tras el final eléctrico de Live and How to Live it. Pero bueno, es su edición 25 aniversario y se la follan como quieren.

El año que viene veremos si tenemos edición especial de Green. Y si no hay ganas de trabajar mucho, seguramente tendremos la enésima edición del concierto de Orlando-Miami de regalo.

Peter Buck publica su disco y se estrena como Richard M. Nixon

Pocos imaginábamos hace un año que, justo cuando se cumple el primer aniversario de la disolución de R.E.M., fuesemos a asistir a la publicación de un disco en solitario del miembro de R.E.M. del que menos podíamos esperarlo.

En algún momento ha llegado a parecernos una broma, pero no, Peter Buck ya tiene un disco en solitario en la calle, en el que compone, toca y canta, y también se ha estrenado en directo hace un par de semanas. Y aunque aún no hemos podido escucharlo, ya conocemos algunos detalles. El álbum, conocido simplemente como "el disco de Peter Buck" (en la portada no figura título ni nombre alguno, aunque se edita bajo el nombre real del ex-guitarrista de R.E.M.) está en la calle desde el pasado 5 de octubre, aunque sólo en una limitadísima tirada de 2000 copias en vinilo que distribuye Mississipi Records en unos pocas tiendas de USA y Canadá. Está por ver si existirán nuevas tiradas en vinilo, CD o si se distribuirá en el futuro de forma digital, aunque nada de esto parece que preocupe mucho a un Peter Buck que, según ha comentado, no tiene ninguna intención de iniciar una carrera en solitario y que ha grabado el disco por pura diversión.

En la grabación han participado sospechosos habituales como Scott McCaughey y Bill Rieflin, así como otros amigotes como Lenny Kaye, Mike Mills (qué mal se llevaban los REM, ¿eh?), Corin Tucker y Jenny Conlee, y aunque aún no lo hemos escuchado, sabemos por los directos que se trata de un disco de rock garajero de claras influencias 60's y 70's, con sus pequeñas dosis de surf y blues, que ha permitido a Buck emplearse en una serie de estilos que siempre le han gustado pero que casi nunca ha practicado. Un sonido muy propicio también para estrenarse como vocalista, cantando (más bien recitando) de una forma ronca y rugosa como si fuese un Tom Waits de serie B. De hecho, canta la mayoría de las canciones (básicamente las que ha estrenado en directo), mientras que Scott McCaughey y la ex-Sleater-Kinney Corin Tucker se reparten el resto. Este es el tracklist:

1) 10 Million BC
2) I'm Alright
3) Some Kind Of Velvet Sunday Morning
4) Travel Without Arriving
5) Migraine
6) Gimme Back My Wig
7) Nothing Matters Anymore
8) So Long Johnny
9) Little Village, Motherf...ker
10) Nothing Means Nothing
11) Hard Old World
12) Nowhere No Way
13) Vaso Loco
14) I'm Alive

En cuanto al directo, Richard M. Nixon, que es el nombre que ha escogido Buck para estrenarse sobre las tablas, debutaron teloneando a los Young Fresh Fellows de Scott McCaughey las pasadas noches del 21 y 22 de septiembre en la sala Sunset Tavern de Seattle. En esencia, Peter, Scott y Bill tocando un pequeño set de 9 canciones donde el ex-guitarrista de R.E.M. se mostró bastante animado, estrenó alguna canción no incluida en el disco, demostró que tiene incluso algunos hits (la ya conocida 10 Million BC o So Long Johnny) y el buen humor y la falta de pretensiones del proyecto con cortes como Vaso Loco, un brevísimo tema donde Buck y Scott cantan a duo en spanglish (ojo al ese "borraaacho! yeee ha!" del final).

No está claro si veremos nuevas apariciones de Richard M. Nixon sobre el escenario, aunque quizás en enero, en el Peter Buck Festival Todos Santos Festival haya tiempo de volver a ver a nuestro guitarrista favorito berreando sobre el escenario. De momento, los dos sets en directo en Sunset Tavern están circulando por ahí y también se pueden encontrar en You Tube a calidad bastante decente si buscais "richard nixon peter buck". Os dejamos con las tres canciones citadas como ejemplo: