Reseñas


Green Deluxe Edition

Tras una insulsa espera motivada por el mes de retraso anunciado a pocas semanas de su salida oficial prevista para mediados de Mayo, ya está disponible el último de los discos de edición 25 aniversario que R.E.M. publicó en los años 80. Green fue el sexto album en seis años y el punto y final a una época tan prolífica como imprescindible cuya candidez compositiva se vería a partir a ahora alterada por el aumento del caché del grupo y su traslación a producciones mucho más ambiciosas.

A casi veinticinco años de su lanzamiento, ese famoso 8 de Noviembre, su importancia parece haberse diluído y a pesar de la acérrima defensa de algunos fans, lo cierto es que Green quedó encajonado en la discografía de R.E.M. en medio de una época en la que ya empezaban a coger las mandolinas y a abandonar los recintos de pequeño-mediano tamaño en los que solían tocar en su época en I.R.S. A pesar de la grandilocuencia de la gira de presentación del disco (la mejor que han hecho nunca en mi opinión), pocas de sus canciones han trascendido para el gran público más allá de los que se acuerden de Chris Peterson y VOMITÓN. Este sentimiento parece haberse contagiado como apuntaba al principio, dado que actualmente las colaboraciones entre los miembros del grupo y Warner ni existen ni se le esperan por lo que esta sexta edición especial trae lo mismo de siempre y un poco menos. Allan Jones, ahora en Uncut tras su paso por Melody Maker donde entrevistó al grupo en 1985, sustituye a David Daley como autor de las notas interiores donde apenas cuenta nada reseñable que no sea su opinión. Nada que ver a las que, cuando quiere, se marca Peter Buck. Los posters y las postales se agradecen aunque soy de la opinión que este tipo de 'extras' deberían adoranr cualquier edición actual si es que se pretende darle un punto diferenciador que haga decantarse al público por gastarse el dinero en la tienda en lugar de en su conexión de Internet.

En cuanto a los discos, al de estudio, como ya sucediera con la edición de Document, apenas le encuentro diferencias con el original más allá de un sonido un poco más limpio y unos coros más perceptibles; insuficientes para justificar el desembolso si se tiene ya el original. Es en el disco en directo donde encontramos el verdadero 'smoking gun' que hará que le echemos mano ¿un concierto del 88 con sonido de mesa? ¿dónde hay que firmar? Sin embargo no os creáis que todo iba a ser tan bonito, ya que el concierto no está entero y quien quiera escucharlo íntegro deberá volver a gastarse los dineros en adquirir "REM Live in Greensboro EP" donde encontrará 5 canciones no incluídas en este segundo disco extra y aún así seguirán sin estar las 4 versiones de Television, Syd Barret, The Velvet Underground y Hugo Largo que hicieron que sí que están en el bootleg. Se podía haber hecho peor pero es complicado.

Van a pasar 3 años hasta que veamos la edición especial de Out of Time. No creo que vayan a dejar pasar la oportunidad de volver a vender uno de los discos de más éxito del grupo aunque estará por ver cómo lo adornan teniendo en cuenta lo amortizadas que están casi todas sus canciones.

Document Deluxe Edition

Últimamente parece que los lanzamientos de todo lo referente a R.E.M. estén destinados a pasar desapercibidos. Al disco en solitario de Peter Buck, condenado al ostracismo con una tirada de solo 2000 copias en vinilo, le sigue el lanzamiento de la edición de 25 aniversario de Document, casi sin avisar y con tan solo mes y medio entre el escueto comunicado en REMHq y su salida a la venta, hace tres semanas. Una edición que hace la quinta de la serie de 25 aniversario que, cosas de la vida, llega cuando la primera de todas, la de Murmur, está a punto de cumplir la treintena. Hay quien apuesta en el foro que este teatrillo parará cuando lleguemos a Automatic for the People o como mucho a New Adventures in Hi-Fi, último disco de la banda con su formación original. Ya veremos.

Antes de que eso ocurra, nos encontramos con Document, un disco del que no hemos hablado aún en el blog, algo que esperamos que no se demore mucho. A diferencia de otras ediciones especiales anteriores, no es la primera vez que se remasteriza el quinto disco de R.E.M.. Si obviamos la serie "The I.R.S. Years Vintage" de principios de los 90, pocos saben que en 1999, Bob Ludwig ya remasterizó Document - quien tenga la suficiente memoria, recordará haber visto en los estantes de las tiendas de discos el, cutreríos aparte, finísimo package en caja de cartón en el que venía presentado. Lo cual nos lleva a un dato interesante que se dejan en el tintero muchas webs que copietean promos y luego se olvidan de comentar los discos que anuncian: que Document fue el primer disco con Scott Litt tras la mesa de mezclas, quizás
el productor mejor valorado por el gran público, ya que fue testigo de los mayores éxitos comerciales de la banda. Y como para algunos, meter mano donde Scott Litt había trabajado puede que parezca un sacrilegio, lo cierto es que las diferencias de producción entre ambas obras se han reducido a la mínima expresión, a diferencia de otras ediciones de 25 aniversario donde los cambios eran más evidentes. El sonido se ha limpiado sí, y la nueva mezcla ha eliminado algunos reverbs para sacar a la superficie algunos efectos que antes no eran tan evidentes, pero como digo, pecata minuta en comparación con sus hermanas mayores.

Donde sí que se nota la mejora de la producción es en el disco extra, que recordemos que recogía el concierto que dieron en Utrech el 14 de Septiembre de 1987. El sonido del directo es dificilmente mejorable y un claro ejemplo de la electricidad que corría por el escenario en aquel periodo (nada que envidiar a Monster o Accelerate). Acostumbrado a los bootlegs de la época donde el volumen entra como un tiro por un solo canal, se agradece inmensamente poder escuchar por separado a los instrumentos de la voz y del público y, que coño, si hasta se distingue la armónica de Just a Touch y los coros de Bill en It's the End of the World que están casi al mismo volumen que Michael.

A pesar de que se contaba con buen material previo, ya que el concierto fue grabado para la radio holandesa, la mejora es más que apreciable. Además, las características acústicas del recinto, el Muziekcentrum Vredenburg, ayudaron lo suyo ya que sus reducidas dimensiones permitieron capturar mejor el sonido, (tenía capacidad para 5000 espectadores, algo bastante atípico para los R.E.M. de aquella época acostumbrados a mucha más algarabía). Por atípico lo fue hasta el emplazamiento; un concierto en el viejo continente dentro de una gira eminentemente yankee (4 conciertos europeos frente a 44 americanos).

Si tenemos que poner un 'pero' al directo, (uno gordo además), es cómo lo han editado. Podemos admitir que quiten Harpers, Strange, Superman y Funtime porque son versiones y haya ahorrar en minutaje y rolaties, pero lo que han hecho en la última canción es cargarse la esencia misma del concierto. Ese final, que fue incluído como "Time After Time, Etc..." en la cara B del single de Finest Worksong y que apareció también
en el recopilatorio "The Singles Collected" no era más que un empalme de los últimos tres temas del concierto en acústico: "Time After Time", "Red Rain" (que sólo es un esbozo de dos frases) y "So Central Rain". Quizás sea uno de los pocos momentos en los directos del grupo en los que el ambiente se puede cortar con un cuchillo; un público totalmente contenido en silencio que explota cuando Peter comienza los acordes del último tema. En esta ocasión se han cargado por motivos desconocidos Time After Time y el empalme de Red Rain, dejando a un So Central Rain aislado al final del disco, que queda como un pegote tras el final eléctrico de Live and How to Live it. Pero bueno, es su edición 25 aniversario y se la follan como quieren.

El año que viene veremos si tenemos edición especial de Green. Y si no hay ganas de trabajar mucho, seguramente tendremos la enésima edición del concierto de Orlando-Miami de regalo.

R.E.M. Christmas Package 2011

Es decir, el último Christmas Package y Christmas Single de la historia de R.E.M. que, además, casi ha coincidido con un último Newsletter que ya nadie esperaba. Un Newsletter que ha enviado el FanClub a todos aquellos que fuesen socios a fecha de septiembre de 2011 para poder despedirse en condiciones e incluso justificar que este último Christmas Package no fuese tan especial como algunos fans esperaban.

Pero vayamos por partes. El Christmas Package de este último año llegó, como habían prometido, el pasado mes de diciembre a todos aquellos fans que fuesen socios del club en el momento en el que R.E.M. anunciaron su despedida, independientemente de la fecha de caducidad de la suscripción. Unas buenas noticias que se tornaron en ligera decepción entre muchos fans al encontrarse un package bastante convencional, en lugar de ese último paquete especial con sorpresas que algunos esperaban. El contenido lo podeis apreciar en la foto que encabeza esta entrada: una felicitación, un calendario (sin fotos del grupo) y el CD Single, que en esta ocasión incluía dos versiones en directo de Perfect Circle y Life and How To Live It. Es decir, ni fotos del grupo, ni algo especialmente grabado para la ocasión, ni ninguna otra sorpresa más allá de uno de los artworks más bonitos de los últimos años.

Personalmente, no me resultó demasiado sorprendente. Era ni más ni menos la constatación de que R.E.M. ya no existen, de que no hay fotos suyas desde aquella última sesión con Anton Corbijn para Collapse Into Now, y de que sus canciones de despedida son las tres incluidas en Part Lies... en lugar de alguna versión grabada para la ocasión. Y a pesar de todo, no puedo evitar pensar que un último detallito resumiendo los 30 años de carrera del grupo no hubiese estado nada mal.

Finalmente este mes de enero ha llegado a todos los fans un último Newsletter de despedida del FanClub, en el que además de un par de textos sobre R.E.M. de Tim Abott (autor de Adventures in Hi-Fi) y Ethan Kaplan de Murmurs encontramos otro de Chris Billheimer, diseñador junto a Michael de todo el artwork del grupo desde hace muchos años, explicando por qué el último Christmas Package es como es.

Billheimer explica que el diseño del mismo se inició antes de que R.E.M. anunciasen su disolución, y que su trabajo comienza a partir del momento en que le llegaron las canciones del single, es decir, los directos antes comentados. O dicho de otro modo, la decisión sobre el contenido del single es única y exclusivamente del grupo, y esto es algo decidido por ellos desde el verano pasado. El problema llega cuando estos anuncian su disolución y Billheimer se ve en la encrucijada de desechar todo el trabajo de diseño realizado y pensar en realizar, por su cuenta y riesgo, una especie de Christmas Package definitivo que resuma toda la carrera del grupo. Idea esta última que finalmente desecha por respetar la voluntad del grupo y entender que la banda había decidido separarse sin grandiosidad o manipulación emocional alguna. Supongo que muchos fans no estarán de acuerdo con esto, pero desde luego yo no culparía de nada a Chris Billheimer que, efectivamente, no tiene por qué ser quien decida sobre todas estas cuestiones, que ha hecho un gran trabajo durante todos estos años, y cuyo diseño para este último Christmas Package se encuentra entre los más bonitos que ha diseñado.

El texto de Billheimer es también interesante para descubrir como el artwork no siempre se diseña de forma caprichosa o casual, sino a partir de las canciones que el grupo escoge para el single. El circulo que aparece presente tanto en el sobre (realmente bonito), como en la tarjeta y en el single representa la idea de "Circulo Perfecto" de la canción que protagoniza el single. Mientras que el libro de Life and How to Live It es representado con dos rectángulos en la otra cara del single, así como en el formato en sí de la tarjeta de este año, en la que leemos un "Live Your Life Filled with Joy and Wonder" extraido de Sweetness Follows, y ya en el interior los nombres de Peter, Mike y Michael dentro de un casi imperceptible círculo junto al de los empleados del club de fans. Por último, el artwork se completa con imágenes del planeta escogidas por Billheimer para resumir "el corazón y la filosofía" de R.E.M. como grupo, tanto de centros urbanos como de lugares lejanos. Y son este tipo de fotos las que protagonizan un calendario que, como ya ocurrió hace un par de años, no cuenta con imágenes de la banda.

En cuanto al single, y olvidando que todos hubiésemos preferido algo grabado para la ocasión o desempolvado de algún viejo cajón de demos y descartes, los dos directos escogidos me parecen una elección muy acertada. Y me lo parece por varios motivos. Primero, porque son dos canciones muy adecuadas para despedirse y resumir su carrera. Segundo, porque son dos canciones de sus primeros años, de los tiempos en que estaba Bill, pero interpretadas en su última gira. Y por último porque en ambos casos se trata de las últimas veces que fueron tocadas en directo por R.E.M. En el caso de Perfect Circle porque si no me equivoco esta es la única vez que tocaron esta canción en la gira de 2008, en Twickenham en agosto de aquel año. Y en el de Life and How To Live It, una canción muy querida por el grupo y que sí que apareció con más frecuencia en sus setlists, porque la versión rescatada es la del concierto en México DF en noviembre de 2008, es decir, la del último concierto de la historia de R.E.M.

Y esta es, en fin, la despedida discográfica del grupo. Seguro que veremos cómo se siguen publicando cosas de R.E.M. (este año toca reedición, al menos) y, de momento, nosotros seguiremos aquí para contároslo (¿u os creeisteis la inocentada del 28 de diciembre?).

Enlaces relacionados:

- R.E.M. Christmas Package 2010
- R.E.M. Christmas Package 2009
- R.E.M. Christmas Package 2008
- R.E.M. Christmas Package 2007
- R.E.M. Christmas Package 2006
- R.E.M. Christmas Package 2005
- FanClub y Singles de Navidad

Fotos:
Leer más

LIfes Rich Pageant Deluxe Edition

Se ha hecho de rogar pero la reseña de la edición del 25 aniversario del Lifes Rich Pageant que se quedó en su día en el limbo por tardanzas pollunas ya no puede esperar más. Aunque en su día ya nos hicimos eco de su lanzamiento y twitteamos el streaming de Spin, el 8.8 que le dieron en Pitchfork, la Mahou 5 estrellas de Mojo y Uncut o su inclusión en Spotify lo cierto es que quedaban un par cosillas por contar.

El package, como viene siendo habitual está muy cuidado. Contiene los dos discos de marras, la versión remasterizada del LRP y, al igual que en la edición especial de Fables of the Reconstruction, un disco extra llamado The Athens Demos. También contiene un libro de notas sobre el disco escrito por el periodista Parke Puterbaugh, un poster y cuatro fotos con las caras de los miembros del grupo. Todo ello presentado en una caja de cartón muy cuqui.

La remasterización del disco de estudio también está bastante conseguida, ni siquiera el quejica de Eric Zimmermann ha dicho esta vez nada en su contra. A pesar de que ya en su día Don Gehman transformó el sonido del grupo y lo pulió bastante, en esta edición se han aclarado algunos aspectos técnicos de los que confieso nunca me hubiera percatado conscientemente de no haber leído la lista de cambios. Entre ellos destaca la guitarra de Peter que suena más punzante, se han separado algunas pistas en algunos temas que llevaban el bajo de Mike y la voz de Michael por el mismo canal, se ha dotado a la batería de más presencia, se han escondido algunos coros y otros se han potenciado (como en Underneath the Bunker y These Days) y se han limpiado las guitarras acústicas (What if You Give it Away). El mejor resultado posible es que sabes que han cambiado cosas pero no sabes cuáles y a pesar de eso el disco sigue sonando genial.

Las mezclas finales del segundo disco también han partido del mismo espíritu. A pesar de que  hace 5 años se publicaron muchas demos de esta época en el And I Feel Fine....The Best of IRS Years, lo cierto es que ningún tema repite produción y les han vuelto a lavar la cara. Por ejemplo Bad Day dura 20 segundos más y los instrumentos suenan mejor al igual que en Mystery to Me. Otros como a All The Right Friends le han despojado de todo atisbo de demo que pudiera tener, cortando comentarios al principio de los temas y utilizando una nueva mezcla para los instrumentos que hace que parezca que nos encontremos ante un tema terminado de estudio; bastante curioso el caso de esta canción teniendo en cuenta que el grupo la grabó por primera vez en estudio en 2001 para la banda sonora de Vanilla Sky. En cuanto a Out of Tune, del que me esperaba yo que fuera un tema nuevo, no es más que una pequeña pieza de bajo de 30 segundos que Mike solía tocar en los directos de la época y que en los bootlegs recibe el nombre de "interim melody" o "interim medley"; una curiosidad simpática. Quizás la mayor joya de este disco sea la presencia de Wait, un tema bastante antiguo que R.E.M. solía tocar en sus primeros conciertos y que no recuerdo ahora mismo que haya sido publicado oficialmente (y ni mucho menos con esta producción que le hace parecer una canción acabada lista para entrar a formar parte de un disco de estudio). Seguramente compitió para entrar a formar parte del Lifes con Just a Touch como tema viejuno comodín, decantándose finalmente el grupo por este último probablemente porque su estilo guitarrero pegaba más con el resto de temas.

Y para terminar una pequeña reflexión que me vino a la mente hace poco. Ahora que el grupo ha anunciado su separación ¿tendremos anuncio de Document Deluxe este año? yo apostaría que sí pero si se da el caso y que se finiquitan los discos de I.R.S. que ahora publica Capitol, ¿se remasterizarían los discos de Warner teniendo en cuenta el mal rollo que ha habido? Aquí no estoy tan seguro, en parte porque dudo que mejoren la mezcla de Scott Litt aunque no vendría mal ver qué tipo de extras inluirían.

Enlaces:
Murmur Deluxe
Reckoning Deluxe
Fables of the Reconstruction Deluxe

Collapse into Now en segundo plano

"Don't forget that change will save you"

Con cada nuevo disco de R.E.M., se pone en marcha una maquinaria de recorrido cada vez más corto. En R.E.M. Nation si no me falla la memoria es el quinto disco a cuyo alumbramiento asistimos. Muchos medios ya lo han comentado, la mayoría con la urgencia del ahora, la mayoría bajo el prisma de 'disco Feliz'
. Ark ya ha pasado el disco bajo su lupa haciéndome un favor ya que a mi me interesa más abordarlo desde otros flancos.

Collapse into Now representa un compedio de lo que es R.E.M. en los últimos tiempos, una banda que sigue teniendo buenas ideas para hacer canciones y que ha tratado de huir de su pasado intentando sonar distintos pero que finalmente se ha quedado en un disco de 'actualización' o 'modernización' más que en un cambio radical. Mucho se está hablando del mal llamado 'sonido R.E.M.' en lugar del sonido de 'épocas' por los que ha pasado la banda. Un esteril debate que esconde la verdadera pregunta ¿a qué suena Collapse into Now?

Visto que ni los periodistas preguntan ni los músicos responden es algo que cada uno tendrá que responder con argumentos de su cosecha. Para mí, recupera matices de lo que yo llamo "época de mandolinas" pero suena mucho más cerca de Accelerate con quien tiene muchos más puntos en común por tener a Jacknife Lee a los mandos de la mesa de mezclas. Vista la buena prensa de la que gozan esas supuestas influencias, CIN ha sido calificado casi por unanimidad como un 4 estrellas. Tras muchas escuchas, yo aún no he decidido el número de estrellas que darle sino si suena natural y si me estoy creyendo el discurso de Michael Stipe.

Cada disco de R.E.M. ha contado con los favores de una languideciente industria a la que pocos les dan ya los dividendos de antaño. Aquellos que le dieron una jubilación dorada, "son viejos porque hacen cosas de viejos" como diría Crepus. R.E.M. se resisten a caer en la medianía poniéndose cada vez más capas de maquillaje y desnaturalizando su evolución musical natural. Y es que, de la misma forma que se resalta la ingenuidad de los grupos noveles, me hubiera gustado escuchar a R.E.M. contando historias propias de su tiempo
o inquietudes propias de su veteranía en lugar del puñado de trivialidades con las que han presentado CIN.

En lo que respecta al disco, Collapse Into Now es un trabajo que contiene canciones que hubieran significado auténticos hits si las hubieran tocado los R.E.M. de los 90, con la voz y la producción de entonces. Stipe afirmaba durante la promoción que el disco estaba calculado al milímetro y que, a diferencia de discos más densos y largos como Up, esta vez habían condensado todo lo importante en menos metraje. Puede ser, pero no me negaréis que en los discos tan inmediatos se pierden muchos matices que luego gusta encontrar a lo largo del tiempo a medida que aumentan las escuchas. Por poner un ejemplo, a día de hoy Accelerate no me ha dicho nada nuevo desde que salió; puede que en su día fuera un golpe de efecto para quitarse las telarañas de Around the Sun pero ¿puede permitirse R.E.M. volver a repetir con ese atracón inicial y no dejar nada para después?

A diferencia de otros discos, la forma de trabajar no ha estado secuenciada por temas. Mike Mills ha dicho que todos los temas se han manoseado en todos los estudios en los que han estado y que el sonido final se decidió en Berlín donde Michael terminó la letra de un par de canciones lo que le da a CIN un aspecto más homogéneo y compacto. Sin embargo este aspecto en mi opinión lo está más en términos de producción que de estilo. Me explico, por lo general me gustan las canciones que consiguen aunar música y letra de manera que ambas vayan de la mano en la dirección en la que el cantante quiera desarrollar un tema. Por ejemplo hubiera sido imposible meter la letra de Shinny Happy People en Drive o la de Why Not Smile en Horse to Water. En algunas canciones de CIN no me pega lo que se cuenta en algunos temas con la música que le han puesto. Überlin o It Happened Today por ejemplo.

Quitando este detalle, hay que reconocer que lo que dice Michael es cierto, las canciones se ajustan perfectamente al disco, pensado para rememorar algunos de los mejores momentos de la carrera de R.E.M. (autohomenaje he leído por ahí) pero sin llegar a superarlos. Discovered debe ser el inicio más esperanzador desde The Lifting, All the Best parece un hijo bastardo de Monster, Überlin empapela la capital germana de lo que en su día fueron Los Angeles de Electrolite. Oh My Heart arregla el peligroso camino que Michael inició con los 'I Love You' de Leaving New York aunque sigue cayendo en el error de pensar que para empatizar hace falta repetir hasta la saciedad una frase; algo que Be Mine debería haberles enseñado. En It Happened Today firma una de sus peores letras donde, como ya hacía en The Worst Joke Ever le da una gran trascendencia a ciertas partes pero no cuenta absolutamente nada. ¿qué es eso tan terrible que sucedió? ¿cual fue esa broma tan macabra?. Mójese un poco señor Stipe, que tiene trayectoria suficiente para decir lo que quiera. Mine Smells Like Honey es un single redondo para las nuevas generaciones: ambiguo, infantil y tan intrascendente como Pop Song 89 o Stand. Walk is Back es una composición de Mike durante las sesiones en Nueva Orleans que parece un tema sin remachar, como un Strange Currencies con una marcha menos. Alligator Aviator Autopilot Antimatter es una evolución natural de Accelerate, concretamente de Horse to Water y Weatherman. En Me, Marlon Barando, Marlon Brando And I se encuentran los versos más ambiciosos de Stipe y probablemente sea la canción con más recorrido del disco aunque no acaba de convencerme la mezcla de música y voz que le han puesto. Y por último Blue, tan atípica como su creación, grabada en una sola toma con el grupo en Berlin y Patti Smith en Nashville. Una obra de ingeniería resultado de trozos pegados de cosas sueltas donde la labor de Jacknife Lee está más presente que nunca ya que fue él quien la rescató de quedar fuera del disco. Según Mike, ni siquiera era una canción sino un recitario improvisado de Michael. Tiene gracia que un puñado de frases sin sentido superen a la mayoría de letras del disco y que sea aquí la única vez en todo CIN en que Michael me transmite una emoción con esos fanfarrones "ha ha".

Aunque es evidente que el perro de tres patas cojea por la pata calva, la maquinaria sigue estando muy bien engrasada. El papel de Scott, Peaches, Patti Smith y Lenny Kaye mueven el motor con precisión alemana. Quizás la opacidad de Eddie Vedder sea la que haya suscitado más habladurías entre aquellos incondicionales de Pearl Jam que esperaban una mayor presencia sin saber que fue decisión del propio Vedder no destacar, algo que el grupo aceptó, escondiendo su voz grave por detrás de la de Joel Gibb. 

En resumidas cuentas, CIN se parece a la casa donde vivo actualmente. Tiene bastantes años pero su fontanería es impecable. Se nota que está recién pintada pero los acabados y los remaches están gastados y un poco torcidos por lo que para venderla hay que asumir ciertas limitaciones.

Collapse Into Now - Reseña

Siempre nos han gustado esos héroes perfectos, que mueren jóvenes o que dejan aquello a lo que se dedican demasiado pronto. Son héroes inmaculados, a los que no hemos visto marchitarse, y cuyo legado es impecable. Y luego están esos otros que dedican toda una vida a aquello que les convirtió en héroes y que, inevitablemente, acaban tropezando, mostrando sus debilidades y cometiendo errores. Entre estos últimos algunos simplemente se dejan llevar, se rinden, y otros, orgullosos y cabezones, prefieren luchar y mantener la cabeza bien alta aunque la sombra de su leyenda se desvanezca. Probablemente un actor como James Dean, a quién Michael mencionaba de pasada en Electrolite, figure entre los primeros, siempre joven y bello. Mientras que en el otro extremo encontraríamos a Marlon Brando, a quién en cambio llegamos a ver viejo, calvo y gordo, aceptando los papeles que le daban, pero cabezón y tozudo hasta el final. A este último Michael le dedica una de las canciones de Collapse Into Now, y creo que no es necesario dar más pistas de con cual de estos dos actores se identifica mejor el líder de R.E.M.

Y todo esto viene a que nuestros particulares héroes, los vuestros y los que lógicamente protagonizan este blog publican nuevo disco, el decimoquinto de su carrera, ¡qué barbaridad!. A veces pienso en que se diría hoy de R.E.M. si lo hubiesen dejado después de Document, pero también en cuánto nos habríamos perdido. Otras, en la imagen que se tendría hoy día del cuarteto de Athens si hubiesen abandonado después de Automatic for the People, pero nunca hubiesemos escuchado New Adventures in Hi-Fi. Un buen momento hubiese sido después del abandono de Berry, pero entonces Up nunca hubiese podido conmoverme. Y si lo hubiesen hecho después de este disco, nunca hubiésemos escuchado The Great Beyond, Imitation of Life, Living Well is the Best Revenge o el estupendo disco con el que ahora terminan contrato con Warner. El que podría ser el último, digámoslo ya.

Algunas críticas hablan ya de "el mejor disco de R.E.M. desde Up", o desde "Automatic" o desde vaya usted a saber, como recurso fácil a la hora de afrontar la crítica de un nuevo disco de una banda con tres décadas a sus espaldas y dejándose llevar un poco por la maquinaria promocional que hay detrás del álbum. Yo creo más bien que Collapse Into Now es, en realidad, el mejor disco de R.E.M. desde Accelerate. Y esto es así precisamente porque creo que es la continuación lógica de este, porque creo que R.E.M. pueden hacer discos muy buenos aunque no esten a la altura de sus obras maestras, y porque creo que las comparaciones con Automatic infravaloran aquel disco, tiran por tierra muchas de las (muy notables) cosas que el grupo que ha hecho después, y simplemente dejan en evidencia las debilidades de este Collapse Into Now.

Por tanto, centrémonos. Accelerate es el álbum que supuso un giro radical respecto a Around the Sun y con el que la banda inició una nueva época, con un nuevo productor y dejando de lado la pretensión de renovar su sonido (algo siempre presente desde el inicio de su carrera) para volver a lo esencial. Es un disco, también, al que acusé en su momento de complaciente, aunque viendo muchas de las reacciones posteriores quizás no estuve del todo acertado. Y es que si bien es cierto que muchos fans llevaban años pidiendo guitarras eléctricas lo que no muchos esperaban era un álbum tan crudo y acelerado, no apto para todos los públicos y paladares. Collapse Into Now, en cambio, se ajusta mejor al calificativo de complaciente. Es el álbum que dejará satisfechos a (casi) todos los fans del grupo, un trabajo en el que hay un poquito de cada momento de la carrera de R.E.M. y donde la banda se desenvuelve por caminos seguros y ya transitados, donde es dificil que fallen y donde tienen todas las papeletas para gustar a sus admiradores. Cabe pensar en la posibilidad de autohomenaje, aunque me cuesta creer que Peter o Mike compongan con semejante intención. Supongo que simplemente es lo que ha salido, aunque la idea de "último disco de R.E.M." probablemente habrá sobrevolado sus cabezas en más de un momento durante la grabación del disco.

En cualquier caso el resultado es bueno y confirma su buen estado de forma, especialmente en lo púramente musical, y una vez más el germen de esto está en Accelerate. Concretamente en canciones como Until the Day is Done y Houston, donde el álbum se calmaba y el grupo tenía la posibilidad de adornar mejor las canciones. Este fue uno de los grandes problemas de Around the Sun y en Accelerate había síntomas de mejora, luego con la confianza recuperada en su potencial lo que ahora tocaba era explotar esa faceta. Es un buen momento para regresar al estribillo de Houston, quizás el único momento de aquel disco en que R.E.M. apostaban por una mayor ambición instrumental y una mayor riqueza de arreglos, recuperando, después de muchos años, la mandolina. Y es ese exactamente el camino que siguen los R.E.M. de canciones como Überlin, Oh My Heart, It Happened Today o Every Day is Yours to Win. Una excelente colección de medios tiempos y baladas, una detrás de otra, donde el grupo arregla y embellece sus canciones como hacía muchos, muchísimos años, que no hacía. Del menos es más han pasado a la exuberancia sonora, y lo han hecho francamente bien. Guitarras acústicas, Rickenbackers, teclados y organos, mandolinas, segundas voces, acordeones o incluso secciones de viento tienen cabida aquí, todo sin que asome el fantasma de la sobreproducción. Y esta mayor ambición no se queda solo en lo sonoro, sino que se repite en lo compositivo, donde el grupo opta por aumentar el número de riffs, arpegios y punteos respecto a su anterior trabajo. Una delicia. Pero tampoco se olvidan del rock ruidoso y directo que practicaron en Accelerate, puede que algo más desenfadado y pop en esta ocasión, con la excepción de All the Best, que recupera la furia de cortes como Living Well is the Best Revenge.

Quizás es buen momento para reconciliarse con Jacknife Lee, aunque siempre he pensado que la producción de este en Accelerate fue correcta (el problema allí era la chapucera mezcla) y que lo hizo especialmente bien en Live at the Olympia. Es un productor que no creo que vaya a dejar una gran marca en la historia de R.E.M. ni para bien ni para mal, y la loudness war sigue presente, pero en cualquier caso yo no le pondría muchos peros a como suena el disco (y no digamos ya si comparamos con ATS y Reveal). Supongo que la intención aquí es sonar a unos R.E.M. clásicos pero sin regresar exactamente al sonido de los 80 o 90. Una vez más Überlin es un buen ejemplo de cómo se puede sonar a los R.E.M. de siempre pero con un punto más actual. Luego otra cuestión es cómo suena la voz de Michael, que ha optado por volver a producirla.

Entiendo que esto es un disco de estudio y que es lógico corregir imperfecciones y que lo raro en todo caso es la opción escogida para Accelerate, pero los resultados aquí son desiguales. En algunos casos como Überlin o Oh My Heart la voz de Michael suena cálida y natural, en otros la producción se utiliza como un recurso más, bien añadiendo un efecto eco en Every Day is Yours to Win o distorsionándola en Blue, pero en otras la intención parece la de rejuvenecer la voz de Stipe de forma artificial, y el efecto es un tanto extraño en canciones como Mine Smell Like Honey o That Someone is You, donde llega a sonar como si se hubiese acelerado. Quizás la intención es reducir la agresividad de Accelerate y dulcificar la voz en los temas de corte más pop (después de todo esto no sucede en All the Best) pero el efecto no deja de resultar extraño.

En cuanto a lo lírico, Michael sigue especialmente flojo y me temo que aquí no hay solución. Abudan los temas donde la característica principal es la intrascendencia, y aquellos en los que se pone más serio o profundo abusa demasiado de ideas ya utilizadas. Cabría pensar en la idea de autohomenaje o autorreferencia, pero no lo tengo tan claro. Ya había algo de eso en Accelerate y creo que es simplemente una cuestión de repetición. Todo esto no es ninguna novedad, y no es que Michael esté necesariamente peor que en los álbumes más recientes del grupo, pero conviene no olvidarlo antes de situar este disco junto a los grandes clásicos del grupo. En este aspecto, Collapse Into Now está muy lejos de aquellos.
A pesar de todo, Michael se redime en la recta final del disco, con canciones como Marlon Brando o Blue, que por cierto es la primera canción de la que no se publican las letras en la era post-Berry. Y se recupera un poco la temática de Up, con personajes situados en encrucijadas y momentos de cambio, aunque subyace sobre todo la idea de "ahora". Es curioso que se esté hablando tanto del pasado de R.E.M. y, a la vez, del futuro (o no futuro) del grupo con un disco que tiene la palabra Now en letras bien grandes en la portada y que se repite en varias de las canciones del mismo. La idea de presente es esencial en el disco, o quizás la del choque del pasado con el momento actual. Por supuesto nunca se debe confundir autor con narrador y en principio no deberíamos buscar dobles lecturas en las letras de Michael y creer que habla de él y de R.E.M. Solo que luego escuchas All the Best y es dificil no captar posibles mensajes sobre el momento actual de la banda. Así que es un buen momento para pasar al análisis canción a canción, y desentrañar qué es lo que hay aquí. Y ahora. Leer más

Recuperando la fe. Una primera impresión.

Voy a decirlo en la primera frase: No me importaría lo más mínimo que Collapse Into Now fuera el último disco de R.E.M. Si tuviera que escoger un final para ellos, no creo que existiera mejor colección de canciones que las que nos han brindado. No estoy diciendo que sea el mejor disco de su carrera. Aunque casi. El tiempo lo pondrá en su sitio. Pero se trata de un ejercicio tan brillante en su conjunto, que creo que los define como lo que han sido. Uno de los grupos más grandes que hayan existido en el mundo del rock.

Accelerate supuso para mi la mayor decepción de su carrera (ya lo sé, para otros lo fue Around The Sun). Una decepción tan grande que cada vez que miro la colección de discos que tengo frente al ordenador y llego a Accelerate, me invade una sensación de pena terrible. Culpé a Jacknife Lee por pretencioso, a Stipe por vago, a Peter por no saber imponerse, a Mills por ... Bueno, a Mills no lo puedo culpar de casi nada... Me dejó tan tocado que prácticamente no escuché nada de ellos en este intervalo de tiempo. Hasta que hace unas semanas hice el ejercicio previo habitual ante un nuevo disco. Repasé los discos desde Up. Tranquilamente. Situándolos en su contexto. Up sigue siendo una absoluta maravilla a día de hoy. Reveal no pierde un solo punto en mi imaginario. Around The Sun me sigue pareciendo infravalorado por los fans. Y Accelerate ... bueno, supongo que algún día seré capaz de captar su singularidad. Y llegó el día de escuchar CIN. Me mantuve virgen durante toda la fase de promoción. No quise oir ninguno de los temas adelantados. Estuve alejado de las polémicas sobre videos adecuados o no. Hasta que vi la oportunidad de escucharlo en streaming completo, seguido y en orden. Y el shock fue absoluto.

Decía que el shock fue tremendo al acabar de escuchar Collapse Into Now. Porque contiene todo lo que es R.E.M. Temas rockeros, temas melódicos, temas que sabes que parecen intrascendentes a la primera escucha pero que tienen un fondo brutal, temas épicos. Guitarras hirientes, pero también arpegios deliciosos. Y la armonía. Armonía que creía perdida en el último disco. Y es que conforme avanza CIN me vienen a la cabeza todas las épocas y todos los discos de la banda. Creo recordar que una de las cosas que critiqué de Accelerate era que Michael había fallado. Pero esta vez no. Pendiente de escuchar bien las letras y analizarlas un poco más, Michael vuelve a emocionarme en determinados momentos sólo con el timbre de su voz. Peter, con la impagable ayuda de Scott, combina de manera magistral los medios tiempos habituales con la rapidez inmediata hasta el éxtasis final del disco. Y Mills, en su faceta de multiinstrumentista, vuelve a ser la base sobre la que descansan la mayoría de temas. Y además vuelve a ser protagonista con unos coros y segundas voces celestiales y que creía que habíamos perdido para siempre. Pero además, las colaboraciones me parecen apropiadas y fantásticamente escogidas. ¿Algo más de protagonismo para Eddie Vedder? Creo que tanto él como Joel Gibb aportan el equilibrio justo. Y la colaboración de Peaches me parece magistral, aunque el tema me recuerde mucho a una versión espídica de los B'52. Mención aparte para Patti en Blue, en lo que me parece una bestialidad (en el buen sentido) de tema final.

Ya habrá tiempo para analizar canción a canción el disco, pero hoy he recuperado la fe.

R.E.M. Christmas Package 2010


No hay mes de diciembre desde hace más de 20 años en el que los socios del club de fans de R.E.M. no reciban su Christmas Package con su correspondiente Holiday Single, pero no es tan habitual un mes de diciembre donde la actualidad del grupo eclipse este lanzamiento y, a la vez, esto provoque que se hable del single en webs y blogs donde normalmente no se harían eco de este. Seguramente también es algo calculado por el grupo, que ha optado por un adelanto de Collapse into Now como cara B de la canción navideña de este 2010. Pero no adelantemos acontecimientos y, sobre todo, no olvidemos que este "regalo" para socios poco tiene que ver con todas esas canciones que graban otras bandas en Navidad para pasar caja vía iTunes.

Este año el paquete no viene con nada fuera de lo habitual y, al contrario que el pasado, ha optado por un blanco y negro tan 100% R.E.M. como poco navideño. Todo el trabajo fotográfico recae nuevamente en David Belisle (Hello), que se ha encargado de capturar a la banda durante la grabación del nuevo álbum y así ilustrar el habitual calendario del nuevo año e imagino que el sobre y la tarjeta de felicitación, probablemente lo más curioso del lote. Y es que se trata de una tarjeta que muestra por un lado una foto de los R.E.M. y por otro una bola oscura sobre la que se puede leer un "Peace Comes From Within" debajo del cual, efectivamente, encontramos un "Do Not Seek It Without" si arrancamos la tira que oculta este mensaje más o menos como lo haríamos en un calendario de adviento. Y por el otro lado otro tanto de lo mismo, los nombres de Peter, Mike y Michael bajo otras tiras sobre sus ojos y los de Bertis y los empleados del Club de Fans en una tira larga más abajo.

En cuanto al single (que hay que abrir arrancando otra tira de papel y numerado como siempre) nos encontramos ante otra versión navideña grabada en los estudios de John Keane en Athens, con Mike Mills protagonizando la parte vocal y, por segundo año consecutivo, Bill Berry haciendo coros, encargándose de la batería y la percusión y demostrando, una vez más, que si abandonó R.E.M. no fue ni por dinero ni por problemas personales con el resto de la banda. La canción escogida es Christmas (Baby Please Come Home), un clásico navideño lárgamente versionado escrito por Phil Spector e interpretado en su versión original por Darlene Love.
Este año parece que todos se han unido a la fiesta con la excepción de Stipe (su ausencia empieza a ser casi otra tradición), no han faltado ni Peter y Scott que se unen al duo Mills/Berry del año pasado e incluso los emplados del Club de Fans participan haciendo coros. Y un dato curioso, Mike toca, entre otros instrumentos, ¡el saxo!.

La cara B, en cambio, tiene bastante menos de festivo y navideño y bastante más de gancho promocional de cara al lanzamiento de Collapse into Now
. Se trata de un extraño instrumental titulado IHT->U->EDIYTW [dubmix], una mezcla en clave dub de tres de los cortes del nuevo disco (obviamente, It Happened Today, Überlin y Every Day is Yours To Win) a cargo de Jacknife Lee y que en la práctica ofrece pocas pistas sobre lo nuevo de R.E.M.

Ambas canciones podeis escucharlas en Stereogum, y aunque seguimos con Collapse into Now en el punto de mira (probablemente mañana o pasado estemos hablando de It Happened Today por aquí) nosotros terminamos esta reseña como siempre, deseándoos una feliz Navidad y un feliz 2011 a todos.


Enlaces relacionados:
-
R.E.M. Christmas Package 2009

- R.E.M. Christmas Package 2008
- R.E.M. Christmas Package 2007
- R.E.M. Christmas Package 2006
- R.E.M. Christmas Package 2005
- FanClub y Singles de Navidad


Fotos: Leer más

Fables of the Reconstruction Deluxe Edition

Tras saldar ayer el análisis que teníamos pendiente del disco, hoy toca hablar un poco de la nueva edición especial 25 aniversario de Fables of the Reconstruction. Al igual que en las ediciones de Murmur y Reckoning, se trata del disco original pasado por la pulidora más un CD extra que en esta ocasión no es un directo sino unas demos que rescató Peter de los estudios Livinstone de Londres hace unos meses.

Empecemos por lo básico, la producción, originalmente obra de Joe Boyd (la parte grabada en Londres) y John Keane (el resto, grabado en Athens). La masterización de la edición deluxe ha corrido a cargo de Ron MacMaster, un veterano ingeniero de producción de Capitol Records localizado en Hollywood. Como hemos visto en el artículo anterior, Fables tiene un sonido muy particular, un universo propio que hace que muchas canciones tengan sentido. En Drowned in Sound, comentan que la remasterización hace honor al catálogo guitarrero de la banda, a la vez que alaban la obtusa  mezcolanza de rock-folk del album. En
Pitchfork nuestro amigo Matthew Perpetua apenas comenta detalles del sonido más allá de lo que podía ser una crítica al disco original. Resulta interesante ver como, después de haber obtenido sendas calificaciones de '10' en las ediciones Deluxe de Murmur y Reckoning, ahora Fables obtenga 'solo' un 8.5. Comento todo esto porque Eric Zimmermann ha destapado la caja de los truenos con un artículo en REMring donde critica muy duramente la producción de la edición deluxe de Fables of the Reconstruction. ¿La razón? la tijera que se ha metido al recomprimir el audio para adecuarlo al formato CD, lo que los ingleses llaman 'Clipping', y que ya se comentó cuando hablamos de la producción de Accelerate.

Según Eric, la forma de trabajar de un ingeniero es en base a un sonido de alta calidad, de 32 o 64 bits con el que juegan en el estudio y cuya mezcla final hay que recomprimir luego al formato de 16 bits de los CDs que finalmente van a contener las canciones. Si no se tiene cuidado, durante el 'downgrade' pueden perderse picos de sonido que se encuentran en la parte inmediatamente más alta y baja del espectro de onda produciendose un 'aplanamiento' de la misma. Luego realmente, a menos que se disponga de un equipo para comparar los espectros de ambos discos, es muy complicado llegar a conclusiones relevantes, sobre todo si el tipo de sonido no lo permite (no es lo mismo AC/DC que Cat Stevens). Eric acompaña su explicación con gráficos, hoy mismo ha publicado un ejemplo con un trozo de audio de Auctioneer (Another Engine) y promete seguir con el culebrón.

Yo he escuchado la mezcla final y no he notado grandes diferencias. La verdad es que tampoco puedo hablar muy alto porque no tengo a mano mi equipo de música y ni los auriculares ni los altavoces de los que dispongo permiten llegar tal grado de detalle, pero estoy seguro que seré de la misma opinion que un oyente corriente y moliente. El resto, como Eric, ya se han puesto en contacto con la discográfica para advertirles del asunto, más que nada para evitar que se repita en el futuro.

En otro orden de cosas, el disco extra, bautizado como The Athens Demos, contiene 14 temas y, según las notas que Peter escribió en el libreto de la edición especial, se trata de todos los temas del disco tocados en directo en una sesión de grabación de cuatro horas a las órdenes de Jim Hawkins. Es decir, es la base (o una base muy parecida) que se usó para empezar a trabajar en el proceso de masterización original de Fables of the Recontruction. Aparte de las versiones del disco, contiene una demo de Bandwagon que acabaría en el Dead Letter Office y dos temas que acabaron formando parte del Life Rich Pageant: Hyena y Throw Those Trolls Away, una incipiente versión de When I Was Young que finalmente acabó siendo I Believe y que es la estrella del recopilatorio.

Yo, que he criticado la inclusión de directos clásicos en las dos ediciones anteriores por tratarse de material poco original y fácilmente localizable en Internet desde hace bastante tiempo, tengo ahora que agradrecer que se haya sustituido esta costumbre por unas demos como las de Fables que, esta vez sí, son novedosas, originales y permiten, sobre todo a los fans, conocer bastante mejor aspectos secundarios del proceso de grabación de un disco de REM. Las canciones suenan desnudas, aquellas más eléctricas y sórdidas ahora enternecen. Auctioner ya no asusta tanto, Can't Get There From Here no tiene coros ni instrumentos de viento, la línea completa de bajo de Life and How to Live it ahora sí que se escucha, Stipe entra en otro momento en algunas canciones y es como si estuviéramos escuchando las canciones una vez escritas y montadas por primera vez.

Para los impacientes, KRCW ha colgado el disco entero en streaming en su web y Iancurtisforever ha puesto el enlace al disco de demos en el foro (gracias!) así que le podeis echar una escucha mientras para que podais opinar por aquí.

Solo me queda comentar que el package está bastante bien (mejor que la hojita que traía el vinilo y la 'nada' que taía la reedición en CD que hizo IRS en 1987) con abundantes fotos elegidas por Michael, postales, un poster y un par de páginas con los comentrios habituales de Peter.

Y para el año que viene, toca la edición del Lifes Rich Pageant. En esta ocasión, si recordais lo que hablé hace tiempo, sí que existen demos circulando por internet del proceso de grabación del disco así que a ver con qué nos sorprenden.

Fables of the Reconstruction

Y llegó el día. Un día malo, todo hay que decirlo, entre el calor y el hastío del fútbol ponerse a comentar un disco como Fables of the Reconstruction no es algo que surja espontáneamente. Sin embargo, el hilo conductor que voy a seguir sí que tiene elementos en común con la gestación del disco por lo que, haciendo honor a su nombre, voy a contaros un cuento, una fábula sobre la vida, que llega a un punto en que hay que reconstruirla, derribar los cimientos que otros construyeron por tí y comenzar a levantarte por tu propio pie.

Hoy un amigo se marcha lejos de la ciudad que lo vio crecer para buscar su camino, un camino que antes emprendieron muchos y que no tiene señales que indiquen cuanto falta para llegar. Hace 25 años REM emprendió otro camino, cruzando el Atlántico desde Athens hasta Londres donde a las órdenes de Joe Boyd tuvo que derribar los cimientos con los que habían construido en Murmur y Reckoning para enfrentarse al reto de hacerse mayores y sentar las bases de lo que, a partir de entonces, iba a ser su sonido. Hace unos meses Peter Buck ha vuelto a repetir el trayecto que lo llevó hasta los estudios Livingstone a recuperar parte de su propia historia.

Leer más

R.E.M. Christmas Package 2009


El día en que el FanClub de R.E.M. deje de enviarnos el tradicional package navideño estas fiestas serán un poco mas raras para muchos de nosotros. Pero como ese momento no ha llegado, aquí estamos por quinto año consecutivo para revisar qué ha traido estas Navidades y disfrutar de un nuevo single grabado en exclusiva para los fans, algo que no ocurre exactamente todos los años.

En este 2009 el Christmas Package de R.E.M. se presenta bastante mas colorido que en el anterior, con un diseño repleto de ilustraciones de pájaros y aves (¿¿??) en casi todos los elementos del pack, junto a dibujos y grafías bastante psicodélicas hechas a mano. Desconozco si la intención era la de optar por una estética hippy o enviar un mensaje ecológico, pero en cualquier caso les ha quedado bastante vistoso.

Por partes. El sobre, en el formato habitual, es blanco con dibujos de aves y la dirección del FanClub dibujada a mano. Y en el interior de este un poco lo habitual: un calendario, una tarjeta de felicitación navideña, el single de este año y una pegatina/postal. La tarjeta de felicitación me ha gustado especialmente, muy bonita y colorida, dejando ver el "R.E.M." del interior por encima del "Buck, Mills, Stipe" del exterior, en letras grandes, dibujadas a mano e, insisto, muy coloridas. Dentro, y sobre un fondo amarillo y naranja, los nombres dibujados a mano de la gente del FanClub: Bertis, Kevin, Mercer, Sarah, David, Amy, Chris y DeWitt, debajo de un gran "Slainte" ("salud" en gaelico, menuda pasión por lo irlandés que tiene esta gente). No me ha gustado tanto la pegatina/postal del Live at the Olympia, que no es mas que el diseño de la portada y contraportada del disco y que ya enviaron hace unas semanas a los que contestaron a un tweet del Tweeter del grupo.

El calendario no incluye en esta ocasión las tan sobadas fotos del grupo en directo o en el estudio que tanto estilan habitualmente, sino que cada mes se ilustra con la ilustración de algún ave sobre la que se dibujan los nombres de los meses y los días de la semana. Supongo que algunos fans preferirían fotos del grupo, aunque creo que el diseño que (intuyo, pues no se confirma en ninguna parte) han hecho Michael Stipe y Chris Billheimer es bastante resultón y se sale un poco de lo habitual.

Por último, lo mas esperado por todos. El single de este año, numerado como siempre y en un sobrecito con ilustraciones de aves que deja entrever el CD desde el exterior, incluye un par de versiones grabadas para la ocasión como en los viejos tiempos en lugar de temas o videos en directo. Hay que señalar, eso sí, que aunque las canciones estén acreditadas al grupo lo cierto es que el single se lo come y se lo guisa Mike Mills (casi) en solitario, ya que Peter y Michael brillan por su ausencia. Esto es algo que probablemente ya ha ocurrido en otras ocasiones, solo que en esta se especifica quién toca qué, probablemente porque el segundo corte esconde una pequeña sorpresa. La primera de las canciones que ha grabado Mike en el estudio de John Keane en Athens es Santa Baby, un tema navideño bastante clásico que interpretó por primera vez Eartha Kitt en 1953 y que ha sido versionado decenas de veces. Mike opta por una versión acústica, con guitarra y piano, bastante fiel a la mayoría de versiones de esta canción que seguramente habreis escuchado todos en muchas ocasiones (de hecho, creo que ahora mismo la ponen en algún anuncio de TV). El segundo corte, Crazy Like a Fox, es bastante mas desconocido y animado, y se trata de una versión de una canción que grabó en 1966 Lenny Kaye (quién posteriormente sería guitarrista de Patti Smith). La sopresa está en que Bill Berry participa en la grabación de esta versión tocando la batería y haciendo coros junto a John Keane, un gran detalle por parte del ex-baterista de R.E.M., que pese a no formar parte ya del grupo parece casi mas interesado que Peter y Michael en grabar cosas para los fans (y en pasar un buen rato junto a Mike). El resultado se asemeja bastante a otras canciones pop que ha grabado Mike en esta década, bastante animadilla y saltarina, con un estribillo pegadizo y unas armonías vocales muy chulas. Y es que hay que reconocer al bajista de R.E.M. un talento notable a la hora de versionar canciones de los 60 y 70.

Un single, en fin, que recuerda mucho a aquel de 2002 donde Mike también versionaba una canción navideña seguida de otra mas rockera y animada y que sirve para terminar de forma notable esta decada de Christmas Packages. Recordad que podeis ver fotos de todo esto pinchando en el "Leer más" del final del artículo y que podeis ver las fotos mas grandes pinchando sobre ellas.

Nosotros terminamos deseándonos, como todos los años, una felices fiestas y un próspero año nuevo.


Enlaces relacionados:
- R.E.M. Christmas Package 2008
- R.E.M. Christmas Package 2007
- R.E.M. Christmas Package 2006
- R.E.M. Christmas Package 2005
- FanClub y Singles de Navidad

Fotos: Leer más

Live at the Olympia

Es inevitable comenzar esta reseña sin un recuerdo a nuestro gran amigo Javier Santos "Jastras", tristemente fallecido hace unos meses, con quién algunos de nosotros tuvimos la suerte de compartir (entre muchas otras cosas) estas noches en Dublín. A él está dedicada esta reseña, y este es el disco que nunca podremos escuchar sin recordar a quién fue nuestro amigo y compañero en este blog y sus foros.

Vamos con la crónica. Live at the Olympia es el segundo album en directo que publica R.E.M. después de toda una vida sin publicar ninguno. O incluso el cuarto, si consideramos los directos que acompañan a las reediciones de Murmur y Reckoning. Yo prefiero pensar que es el primero, sobre todo si tenemos en cuenta que estos dos últimos son bootlegs con un pequeño lavado de cara y R.E.M. Live en el fondo es el cuarto video en directo del grupo después de Tourfilm, Road Movie y Perfect Square, solo que con el audio extraido en CD como extra. Este Live at the Olympia, cuyo DVD es un pequeño complemento a modo de documental, no solo es EL DISCO EN DIRECTO DE R.E.M., sino también el reflejo de una fecha crucial en los últimos años del grupo. El momento en que el grupo se lo jugaba a todo o nada en su empeño de demostrar que Around the Sun, el disco a lo Sting o Phil Collins de la banda, no era mas que un triste espejismo. ¿Lo lograron? Lo lograron.

Si hay algo que no se le puede discutir a este doble CD, es que si el grupo pretendía sonar como en sus primeros tiempos el objetivo se consiguió de sobra. Puede que no fuese algo muy meditado, pero el hecho de tener que tocar por primera vez en directo unas canciones que no estaban ni terminadas, junto a otro material que, en general, no tocaban desde hace lustros o decenios y que tuvieron que reaprender y ensayar, aportó a la banda una naturalidad e incluso un primerizo temor escénico que les hizo recurrir al "This is not a Show" como excusa y escudo ante un posible desastre. No solo no lo hubo, sino que además en esta ocasión han decidido no dejar absolutamente nada fuera. Las 39 canciones diferentes que sonaron en aquellas cinco noches de 2007 en Dublín (de las cuales solo 3 estaban en R.E.M.Live) están aquí incluidas. Con sus defectos, sus comienzos en falso, temas sin terminar y equívocos incluidos (no deja de ser irónico que Stipe se equivoque en Drive, precisamente uno de los pocos temas realmente sobados en directo por el grupo). Pero con un sonido, una convicción y una fiereza que les aleja muy mucho de esas radiofórmulas de pop adulto en las que tan bien encajaba Around the Sun y que no se recordaba desde hace mucho. Las nuevas canciones, además, no desentonan en absoluto con las antiguas. Bien es cierto que Disguised no es Driver 8, Harborcoat, These Days o Welcome to the Occupation, pero si en R.E.M.Live, así como en la gira 04/05, los temas de Around the Sun suponían un importante lastre a unos conciertos que comenzaban con temas tan rotundos como I Took Your Name y que a veces parecían no terminar de arrancar dado el coitus interruptus que suponía el nuevo material, aquí las canciones del futuro Accelerate fluyen de una forma totalmente natural junto a sus números mas antiguos y se acometen por la banda con las mismas ganas y convicción.

El sonido es, además, impecable. En esta ocasión Jacknife Lee ha hecho bien su trabajo y no ha confundido ruido y distorsión guitarrera con volumen y estridencias, las dimensiones del Olympia Theatre de Dublín nos ahorran el típico eco de los directos en grandes recintos y las guitarras, el bajo y la batería, los tres únicos instrumentos presentes en el 90% del repertorio, nos recuerda (y seguramente les recuerda) como debería sonar siempre un buen grupo de rock. Quizás sea arriesgado afirmar que algunos temas de Accelerate suenan mejor aquí que en su disco, pero tampoco seré yo quién defienda lo contrario.

En cuanto al repertorio, ausencia casi total de sus grandes éxitos (incluidos después de todo en el no muy lejano R.E.M.Live) y presencia elevadísima de muchos de sus grandes momentos en IRS junto a un pequeño repaso de algunos temas no muy manoseados (o realmente raros de ver en directo) de su etapa en Warner y el nuevo material a presentar. Un conjunto realmente sólido a pesar de lo abultado de la propuesta, donde solo me chirría la presencia de un The Worst Joke Ever que no termina de funcionar y un I've Been High al piano, que ha gustado bastante entre algunos fans, pero que yo veo algo desubicado y desenfocado. Hay tramos realmente memorables y adrenalíticos, como el que va desde Accelerate hasta 1,000,000 o el que cruza desde Welcome to the Occupation a Wolves, Lover por citar un par. Y entre los alicientes la posibilidad de escuchar el work in progress de Accelerate, algún tema olvidadísimo como Romance, y un par de cortes hasta el momento inéditos en formato album. En cuanto a los temas de Accelerate, es interesante comprobar como el grupo no cayó en la tentación de adornar demasiado cortes como Living Well is the Best Revenge o Horse to Water, o como con algunos pequeños retoques y arreglos supieron sacar partido de canciones como Man-Sized Wreath, que tan poco nos convenció en su momento y tanto nos gusta ahora, o como adquirió forma una Disguised que estaba en pañales y que acabaría transformándose en el primer single de su siguiente disco. Por último, Staring Down the Barrel of the Middle Distance y On the Fly son dos temas excluidos de Accelerate por distintos motivos. De la primera cuenta Peter que se trata de una canción demasiado parecida a otros momentos anteriores del grupo y tiene buena parte de razón. Es una canción pegadiza, casi con vocación de single, pero que recurre a la clásica estructura de canción pop de R.E.M. y a un estribillo cuyo "I close my eyes" hemos escuchado demasiado veces en boca de Stipe. Entre eso, y algún momento calcado a Get Up se comprende la labor de autocrítica, aunque dada la brevedad del disco tampoco hubiese molestado. On the Fly en cambio nunca gustó al público allí presente ni a los fans que la escucharon en bootlegs. Sonaba apagada y mortecina, y su comienzo, tan parecido al de Boy in the Well, nos trajo a todos demasiados malos recuerdos. Lo sorprendente es que, escuchada ahora, suena infinitamente mas interesante, oscura e intensa de lo que recordaba, y quizás hubiese merecido otra suerte de no haber sido por unos prejuicios que, eso sí, estaban bastante justificados en aquel momento.

No puedo terminar sin mencionar lo cuidado de la presentación del disco, con una introducción de Andy Gill de Gang of Four en el digipack y un libreto donde Peter Buck comenta una a una las 39 canciones incluidas, con detalles tan jugosos como el largo camino recorrido de Until the Day is Done desde las sesiones de grabación de Monster hasta Accelerate, la dificultad de reaprender 1,000,000 para el directo o como dejaron de tocar Auctioneer en el 86 después de una interpretación absolutamente desastrosa en Berlín. Y por supuesto, el documental This is Not a Show dirigido por Vincent Moon y Jeremiah. Un oscuro trabajo (la mayor parte de sus 50 min. están rodados en blanco y negro y utilizando todo tipo de filtros para añadir grano o distorsionar la imagen) donde los directores intentan reflejar lo que ocurrió durante las 5 noches en el Olympia Theater de Dublín centrándose no solo en el grupo, sino también en el público, los trabajadores del teatro o incluso ellos mismos (también protagonistas desde la sombra en cierto modo) y sin apenas explicaciones de ningún tipo. De hecho, el punto de vista parece en ocasiones el de un extraño que se hubiese colado en el teatro y viese el "no show" a través de un agujero, intentando comprender qué es lo que está ocurriendo. A lo largo de los 50 minutos los planos se van abriendo, algunas explicaciones de Michael sobre el escenario nos van poniendo sobre la pista y se intercala todo con fragmentos de los conciertos que culminan con un excelente Living Well is the Best Revenge. Quizás, un documental mas apropiado para aquellos que no supiesen nada sobre lo que hubo detrás de estos conciertos que para los fans bien informados.

En cualquier caso, un complemento de un doble disco en directo que no está disfrutando de la promoción de la que sí gozó el claramente inferior R.E.M.Live. Hace unas semanas leía en los foros de Murmurs a algunos fans comentar que esto era el mejor album publicado por R.E.M. desde New Adventure in Hi-Fi, y aunque no me apetece mucho pensar en ello, sí que me parecería una lástima que se viese este nuevo directo del grupo como un producto solo para fans, cuando en realidad puede ser un gran complemento en vivo a los 14 álbumes de su discografía. Y es que puede que R.E.M. entrasen en el Olympia para testear material nuevo y ofrecer unos ensayos a puerta abierta, pero esto es un excelente disco de rock en directo que nadie debería perderse.

Enlaces:
- R.E.M. Dublín
- Spotify

Otros mensajes en Reseñas