The Minus 5, ayer, en Madrid: Comentarios

Aún me pitan los oídos del batería. Que maravilla, no paraba de decírselo a Ark. Ha merecido la pena ir casi de empalme al trabajo por ver aquello. Aunque por lo que realmente fui allí era por abrazar a Buck y hacerme una foto con él. Ya he tachado otra de las cosas que tengo que hacer en esta vida :-D. Aunque tenga cara de extreñido, es el puto amo.

~~~

A saber las chucherias en mal estado que les habrá dado de comer Begg en su tienda para que sintiera así de estreñido!!

~~~

Realiza un comentario